Sanciona Diputados la Ley Micaela en medio de una ola de denuncias que sacude al Congreso

El Canciller - Comentarios

Hace una semana, Thelma Fardín denunciaba en un teatro porteño de calle Corrientes que el actor Juan Darthés la violó cuando solo tenía 16 años en una gira con la obra Patito Feo en Nicaragua, el hecho conmocionó a la sociedad entera. El efecto de esta denuncia que realizó la colectiva “Actrices Argentinas” fue inusitado. Mujeres de diferentes ámbitos denunciaron abusos sexuales. El hecho replicó en la sociedad toda y el Congreso de la Nación no quedó exento de eso.

Al día siguiente de la denuncia de Thelma, el senador nacional de la Unión Cívica Radical, Juan Carlos Marino fue acusado de haber acosado y abusado de una asesora, también volvió al candelero la denuncia realizada en 2016 al actual diputado nacional, José Orellana cuya denuncia de la secretaria de la diputada nacional mandato cumplido, Gabriela Troiano, Agustina Poch también por abuso estaba “estancada” y de la cual la UFEM (Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres) había solicitado que se trate con mayor celeridad.

El martes 18, en sesión extraordinaria y llegando a la medianoche  la “Ley Micaela” obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados, la misma se llamó así en honor a Micaela García, la joven entrerriana de 21 años violada y asesinada en 2017 en la localidad entrerriana de Gualeguay.

La ley que obtuvo media sanción el martes 18 de diciembre y cuyo tratamiento en el Senado de la Nación será el miércoles 19 obliga a los y las trabajadoras de los tres poderes del Estado a capacitarse con perspectiva de género.

El proyecto fue presentado en mayo del 2017 y estuvo dormida, pero la presión social de los movimientos feministas de los últimos días influyó para que se de su tratamiento efectivo en ambas Cámaras. El Presidente Mauricio Macri se vio obligado a firmar un decreto para que se trate tras el dictamen de consenso de la Comisión de Familia.

El proyecto establece la “capacitación obligatoria en la temática de género y violencia contra las mujeres para todas las personas que se desempeñen en la función pública en todos sus niveles y jerarquías en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de la Nación“.

Dicha instrucción será establecida por cada organismo y nombra al Instituto Nacional de las Mujeres (INAM) como la autoridad de aplicación, y que se encargará de certificar la calidad de las capacitaciones.

El proyecto plantea que las personas que se nieguen a realizar las capacitaciones serán intimadas: “El incumplimiento de dicha intimación será considerado falta grave dando lugar a la sanción disciplinaria pertinente, siendo posible hacer pública la negativa a participar en la capacitación en la página web del Instituto Nacional de las Mujeres”.

Entre los fundamentos del proyecto se lee que tiene por objetivo capacitar y sensibilizar a quienes integran los diferentes estamentos del Estado y cuyo compromiso asumió al firmar diferentes tratados internacionales para erradicar todo tipo de violencia hacia la mujer.

Si el proyecto se convierte en ley, tanto CABA como las provincias deberán adherir a la legislación.

Dentro del recinto fueron muchos los carteles que levantaron las legisladoras. Desde leyendas como #MiráComoNosPonemos hasta fotos de Lucía Pérez (fue una de las recordadas al instar a que es necesario que la justicia adquiera perspectiva de género) y también carteles que expresaban #NiUnaMenos.

Los padres de Micaela García estuvieron presentes en el recinto presenciando el debate.