Salud: fuerte jugada de las provincias para que no desaparezca el ministerio nacional

El Canciller - Comentarios

Así como el regreso del esquema de retenciones a las exportaciones tuvo el inmediato repudio del sector agropecuario, los ministros provinciales de Salud levantaron la voz al conocerse la decisión presidencial de convertir al Ministerio de Salud Nacional en una Secretaría.

En plan de ajustar al máximo el gasto público para alcanzar el equilibrio fiscal y enviar un mensaje certero hacia los mercados, tras la cumbre de fin de semana en la Quinta de Olivos, la Mesa Chica de Cambiemos decidió recortar al menos diez ministerios y rearmar el gabinete nacional.

La disminución de rango significa “un retroceso institucional significativo en la búsqueda y consolidación de los objetivos trascendentes trazados por la Constitución Nacional”, aseguraron los titulares de las carteras provinciales en una fuerte jugada para presionar a los líderes de la Casa Rosada.

En un comunicado emitido durante la tarde del domingo, mientras en la residencia presidencial seguían las reuniones para definir el nuevo gabinete, exhibieron su rechazo y malestar con la decisión de desaparecer el ministerio nacional.

Trazando una línea de tiempo a lo largo de la historia argentina, los ministros referenciaron a Perón, a quien le atribuyeron la elección de otorgarle importancia a la función creando, en mayo del 1946, la Secretaria de Salud Pública, que, casi tres años más tarde, durante la Reforma Constitucional de 1949, ascendería a Ministerio de Salud Pública.

“En la historia argentina la salud pública apareció como una función importante del Estado durante la primera presidencia de Juan D. Perón, quien crea en mayo 1946 la Secretaria de Salud Pública. […] en 1949, con la reforma constitucional, se amplía el número de ministerios y la Secretaria de Salud Pública se transforma en el Ministerio de Salud Pública”, señaló el comunicado.

Contrariados por la fusión de ministerios y la disminución de rango de algunos otros a Secretarías, los ministros provinciales se mostraron preocupados por la posibilidad de tener que recortar sus carteras, en detrimento de fortalecer las arcas del Estado Nacional.

“No existe la posibilidad de coordinación, articulación y complementación del sistema de servicios de salud estatales del ámbito nacional, provincial o municipal, de la seguridad social, y del sector privado, sin que exista un Ministerio de Salud a nivel Nacional que se alce como el Rector de las políticas esenciales del sector”, concluyeron.