Rusia vs Inglaterra: doble espías, veneno y amenaza de boicot al Mundial

Un ex espía y su hija fueron envenenados en Londres por su presunta oposición a Rusia. El Ministerio de Exterior británico amenaza con limitar el Mundial.
El Canciller - Comentarios

Las historias de espías no pertenecen sólo a Hollywood. Durante el fin de semana, un ex espía ruso y su hija fueron envenenados en un centro comercial de Inglaterra y permanecen en estado crítico. Las sospechas de una venganza por parte de la ex KGB desataron el conflicto entre Londres y Moscú, al punto que el secretario del Exterior británico advirtió sobre la posibilidad de que Inglaterra no participe “de manera normal” en la Copa Mundial de fútbol.

Sergei Skripal era un Coronel del Ejército ruso que recibió una oferta por una suma importante de dinero por revelar quiénes eran los espías rusos encubiertos en Europa. Aceptó y le envió al MI6 los datos secretos del Estado. Pero no todo salió como esperaba.

En 2006, fue sentenciado por “alta traición en forma de espionaje”. Sin embargo, a solo cuatro años formó parte de un intercambio de espías entre Estados Unidos y Rusia, y Gran Bretaña le dio refugio. Los rusos entregaron a “traidores” encarcelados y Estados Unidos le devolvió agentes infiltrados que Rusia había encubierto en la sociedad yankee.

Pero las traiciones no se olvidan. En el mejor estilo de película de James Bond y con una gran similitud al caso Litvinenko (el ex espía ruso envenenado en 2006), Skripal fue etiquetado como un topo.

Este fin de semana, con 66 años, Sergei paseaba con su hija Yulia por un shopping de la ciudad de Salisbury, en el centro de Inglaterra, cuando la policía los encontró inconscientes. Al tratar de hacerlos reaccionar, el polícia se contaminó y también fue internado al ser envenenado con un tóxico nervioso.

El agente VX es uno de los químicos más venenosos del mundo. Inoloro y de color amarillento entra en el cuerpo a través de los ojos, las vías respiratorias o la piel y provoca una muerte dolorosa en pocos minutos. Pero se pudo evitar el trágico final. Las víctimas fueron internadas y continúan en estado crítico.

Este ataque internacional despertó un viejo enfrentamiento entre los gobiernos de Inglaterra y Rusia. Desde la Guerra Fría y la era de los espías, la entonces KGB y el MI6 eran grandes contrincantes en tierra enemiga.

El ministro de Exteriores de Reino Unido, Boris Johnson, prometió “dar una respuesta vigorosa” si se hallan pruebas del involucramiento de Rusia y manifestó que Inglaterra podría reconsiderar su participación en la Copa del Mundo 2018.

En respuesta, la portavoz oficial del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, anunció que Moscú no tiene información sobre qué pudo haber causado el incidente con el ex coronel de GRU, pero este caso, según ella, ya se está utilizando para alimentar una campaña antirrusa en Occidente.

¿La verdad? Nunca se sabrá.