Rusia quiere ganar la carrera por la vacuna: pidió a la OMS que acelere su aprobación

El país liderado por Vladímir Putin continúa con varias pruebas para desarrollar un medicamento que le ponga fin a la pandemia y pidió un registro acelerado.
El Canciller - Comentarios

Rusia parece llevar la delantera respecto a la vacuna contra el coronavirus. En agosto fue el primer país en registrar una vacuna -llamada Sputnik-V– para terminar con la pandemia, y ahora va por más. Esta semana le pidió a la Organización Mundial de la Salud (OMS) un registro acelerado y la precalificación de la misma. 

Si logra las autorizaciones por parte del organismo internacional, la Sputnik-V estará disponible en un período de tiempo más corto en comparación con los procedimientos convencionales. En el caso de que la vacuna sea efectiva, podrá ser incluida en la lista de medicamentos de la OMS que cumplen con los principales estándares de calidad, seguridad y eficacia. La lista la utilizan las organizaciones y los países para gestionar su adquisición a gran escala.

El Programa de Precalificación es el único a nivel mundial sobre la garantía de la calidad de los medicamentos. La ONU lo organiza y la OMS lo coordina. Por su parte, el Fondo Ruso de Inversiones Directas (FIDR) comunicó que “es uno de los primeros países del mundo en solicitar a la OMS la precalificación de su vacuna contra el nuevo coronavirus”.

Además, Rusia empezó la producción de su segunda vacuna contra el COVID-19, llamada EpiVacCorona. Se desarrolla en el centro de investigaciones Véktor, según informó la jefa sanitaria del país, Anna Popova.

A su vez, hay una tercera vacuna rusa que la desarrolla el Instituto Chumakov. Esta entró en su segunda fase de pruebas el 19 de octubre y también prevé comenzar la producción cuando sea registrada.

Te recomendamos leer

Qué resultados tuvo la vacuna Sputnik V

En las últimas horas, Alexánder Guíntsburg, el director del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, donde se desarrolló la vacuna, confirmó que ninguno de los primeros voluntarios que probaron la vacuna Sputnik V contrajo COVID-19.

Los primeros ensayos de la Sputnik V empezaron el 18 de junio. Los 38 voluntarios recibieron el alta  el 15 y el 20 de julio. La particularidad rusa es que el registro por parte de las autoridades es el paso preliminar a la fase final (3) de los ensayos clínicos. En esta etapa participan 40.000 voluntarios.

La revista The Lancet publicó los resultados de la investigación de la vacuna a principios de septiembre. En el artículo se afirma que el 100 % de los participantes desarrolló una respuesta inmunitaria humoral y celular estable durante las dos fases de los ensayos.

Asimismo, el nivel de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en voluntarios vacunados fue de 1,4 a 1,5 veces más alto que el nivel de anticuerpos en los pacientes que se habían recuperado de la enfermedad.

Venezuela va a aplicar la vacuna a su población entre diciembre y enero, según el presidente Nicolás Maduro. A principios de octubre, el gobierno había anunciado el recibimiento del primer lote de las dosis para participar en la fase 3 de los ensayos.