A sólo un día del anuncio de la lista de 23 jugadores que viajarían a Rusia, Jorge Sampaoli ya tiene su primera baja: Sergio Romero fue desafectado del plantel por una lesión en su rodilla derecha. Horas después, la AFA confirmó que, tal como fija el reglamento de la FIFA, en su lugar viajará Nahuel Guzmán, el arquero que fue dado de baja en los últimos días para dejarle el asiento en el avión a Franco Armani, el uno que hizo vidriera en River y pasó de estar afuera a ser apuntado como el titular de la Selección.

Puntualmente, la AFA confirmó que Romero sufrió un "cuadro de bloqueo articular en su rodilla derecha, que lo dejará fuera de la convocatoria”. Se trata de la misma lesión que había dejado al arquero del Manchester United afuera del partido con España en el primer tiempo -cuando debió ser reemplazado por Willy Caballero, que recibió una goleada aplastante del seleccionado europeo-.

En la conferencia donde dio la lista, Sampaoli había dicho que era demasiado pronto para afirmar quién sería el arquero titular, pero se especulaba que seguiría siendo Romero que, si bien jamás brilló a nivel clubes, siempre rindió en la Selección y fue el hombre clave en el pase a las finales del mundial 2010 (aquella noche que Mascherano le dijo "hoy te convertís en héroe").

El gran presente de Armani lo posiciona como el favorito para convertirse en el uno titular, sobre todo porque Caballero tampoco es titular en el Chelsea. El arquero de River mostró grandes actuaciones en los últimos meses y, según sus propias declaraciones, mantiene ese nivel desde hace mucho tiempo, sólo que en Colombia (jugaba en Atlético Nacional) nadie lo veía. La llegada al conjunto de la banda roja le permitió llegar al radar de Sampaoli y lo aprovechó.

Por otro lado, Guzmán, quien había quedado afuera para darle lugar al arquero Millonario, viajará a Rusia como tercer arquero. El padre del Patón había escrito un poema con una foto de Sampaoli en la que mostraba su desaprobación con la salida de su hijo de la lista de 23.

La lesión de Romero: un golpe al plantel, la titularidad de Armani y una chance para Guzmán