Rossi, Menem y Daer: Alternativa Nacional y las repercusiones de una foto que provoca a Cristina

El Canciller - Comentarios

La foto del peronismo no kirchnerista generó repercusiones contradictorias. El comienzo del armado de una unidad que integra a Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Miguel Angel Pichetto y Juan Schiaretti no pasó desapercibido en los dos frentes hoy mayoritarios en votos: el macrismo y el kirchnerismo. La apuesta por el escenario de los tres tercios es audaz para un frente que no suma mucho en ningún sondeo. Todos opinan sobre la unión de la avenida del medio.

Quien más tiene que perder en el cuadrilátero es Massa, el único con un piso de votos propios, cuya magnitud al día de hoy se desconoce. Autor intelectual de la ancha avenida de los que no quieren corrupción pero tampoco ajuste, parece lejano a aceptar a Cristina y sus apóstoles en un frente que destrone a Macri, incluso en las condiciones del éxito garantizado. En el camino sinuoso le soltó la mano Felipe Solá, quien se cansó de estar en el medio de la calle y se inclinó, según el massismo, a la “vereda del pasado”.

Los más cercanos al kirchnerismo afirman que esa unión divide.

Las respuestas a la foto fueron las esperables. Los más cercanos al kirchnerismo afirman que esa unión divide. Según el escenario que proyectan, los dialoguistas le quitarán votos a Cristina o el candidato que ella elija y el gran beneficiado será Macri, quien también apuesta a la grieta para conseguir una reelección después de cuatro años sin resultados en lo económico, al menos para aquellos que viven de un salario en pesos.

Agustín Rossi, uno de los presidenciales de cara a 2019 alineados a la exmandataria, señaló que si la reunión de los cuatro dirigentes políticos es para divdir a la oposición, “eso beneficia a Macri”; en sintonía declaró Héctor Daer. “No sirven los que se unen para dividir”, manifestó.

Carlos Menem, en cambio, afirmó que el peronismo se unirá y ganará las elecciones. Además, remarcó que aunque los cuatro candidatos de la foto son excelentes, el mejor es Pichetto. Cabe preguntarse si cuando Menem sale a alabar a alguien es porque tiene intención de ayudarlo o en realidad es como Rolando Tadeo, el protagonista del “Hombre de Gris” de Jorge Asís, quemado por la corrupción, el desencanto y el rechazo popular, que le decía a los candidatos que querían pasarlo por arriba: “Cuidate conmigo porque te elogio. Me largo a hablar bien de vos y te masacro“.

La escisión de los dos peronismos actúa en pasado, presente y futuro. Los dialoguistas le critican al kirchnerismo no sólo la corrupción, que no pincha ni corta en las encuestas, sino también la poca autocrítica con un modelo económico desprolijo. Al presente, la línea está trazada entre los que ven un escenario de 2001 repetido y los que aseguran que las diferencias son abismales. En el porvenir están las complicaciones que se prevén no sólo para encontrar candidatos, sino también para armar listas, más aún si avanza ese rumor oficialista de eliminar las elecciones PASO en el contexto del ajuste.

Aunque falta mucho para las elecciones y no tiene sentido anticipar candidaturas, la foto de los peronistas obliga al kirchnerismo a tomar decisiones puertas adentro a favor o en contra del acercamiento con este sector y la búsqueda de una fórmula que seduzca más a los desencantados con Cristina que otro gobierno de Macri.