Rossi: “El que quiera una unidad sin Cristina no está pensando en una opción para ganarle a Macri”

En entrevista con elCanciller, el jefe del bloque del FpV-PJ en Diputados explicó que es clave la figura de la ex Presidenta para derrotar a Cambiemos. El futuro del peronismo, la batalla del Gobierno contra Moyano y su relación con los kirchneristas presos.
El Canciller - Comentarios

Son pasadas las 15 hs. Agustín Rossi está relajado. Ingresa a paso firme a su despacho con una chomba azul, un jean chupín y zapatos elegantes. Llega de visitar a Carlos Zannini en el Complejo Penitenciario de Ezeiza.

“Lo ví bien, tranquilo”, lanza sin entrar en detalles el jefe de la bancada del Frente para la Victoria-PJ de la Cámara de Diputados. Luego de algunos chistes sobre su look (hace algunas semanas se quitó el bigote) y una especial mención a su novia, Carmela Moreau (hija del dirigente radical Leopoldo Moreau), comienza un mano a mano con elCanciller.

El Canciller: ¿Cuál va a ser la agenda del Frente para la Victoria en este año legislativo?
Rossi
: Imagino un año de baja intensidad parlamentaria. El debate alrededor de la reforma previsional que sucedió el año pasado, donde el oficialismo obtuvo un trabajoso triunfo parlamentario y ganó una votación que se celebró una noche, se terminó padeciendo con el tiempo. Si nosotros logramos consenso en una agenda con todos los bloques opositores, podemos hacer funcionar el Congreso independientemente de la voluntad del oficialismo.

EC: ¿Ves posible ese diálogo con otros sectores de la oposición?
R: Tuvimos un diálogo muy importante con varios actores: el Frente Renovador, algunos sectores del peronismo, el Movimiento Evita cuando fue el debate de la reforma previsional. Allí obtuvimos 117 votos, o sea que tuvimos un número importante. Obviamente no todas las leyes son lo mismo. Con respecto al DNU, hay un amplio consenso en rechazarlo por las formas que utilizaron. Si mañana el Gobierno cambia la posición y manda un proyecto de ley, seguramente será discutido. Veo que hay un clima en la oposición de buscar puntos de cercanía, puntos de acompañamiento y ahí tenemos que estar.

EC: ¿Sobre qué dirigentes está cimentando ese posible acuerdo?
R: Hablo con todos los presidentes de bloques. La dispersión opositora al único que le sirve es a Macri y me parece que tenemos que construir un escenario de unidad opositora, en donde haya una alternativa político-electoral que intente representar al 60% de los argentinos que están en contra del Gobierno. Se desmitificó que el Presidente tenía garantizado el camino a la reelección. El 23 de octubre todos los medios más cercanos al Gobierno instalaron que la reelección era un hecho indefectible. Ahora, ¿va a ser una cosa fácil la unidad? ¿Es soplar y hacer botella? No, se necesita paciencia, perseverancia, persistencia, pero me parece que claramente es el camino.

EC: ¿Cuál es el límite de la unidad?
R: Hay que despersonalizar el debate político. Hay que poner las ideologías por delante de las personas y hay que construir un programa. Diez, quince puntos que permitan instalar un acuerdo político. Hay que construir una coalición nacional y popular, de centroizquierda, que prevea espacios políticos más de centro y más de izquierda.

EC: ¿Cuáles son las figuras que usted ve en ese posible acuerdo?
R: Son los nombres que están en los diarios.

EC: Ahí entra el factor Cristina Kirchner…
R: Eso hay que desmitificarlo de una vez por todas. El que quiere construir la unidad sin Cristina no está queriendo construir la unidad. En ningún manual de la política en el mundo está indicado que vos para construir un proceso de unidad tenés que prescindir de la dirigente opositora más importante. Cristina no es un problema para la construcción de la unidad, es un valor. Fue ocho años Presidenta, tiene un nivel de estadista que no tiene ningún otro opositor. ¿Quieren hacer una unidad sin Cristina? Que no me digan que quieren hacer la unidad, están pensando en otra cosa. Están respondiendo a otros intereses, no están buscando armar una opción opositora a Macri.

EC: El presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez, dijo que los dirigentes del peronismo tienen más coincidencias en privado que las que expresan ante los medios. ¿Es así?
R: No lo se. Sí va a ser más creciente a medida que se acerquen las elecciones la presión sobre los dirigentes de la oposición para construir un proceso de unidad. Si me pasa a mí, le debe pasar a muchos. Camino por la calle y me dicen: “Únanse para ganarle a Macri”. ¿Unidad significa lista única? No. Imagino una gran PASO opositora en donde todos los que somos distintos expresemos esas diferencias y despues trabajemos todos juntos.

EC: Graciela Camaño afirmó que después de la foto de Massa con Menéndez era imposible confluir en algún tipo de alianza con Cristina.
R: Voy utilizar una frase de Máximo Kirchner en las últimas sesiones: “Cuando personalizás la política, la desideologizás”. No hay que hablar tanto de las personas, hay que definir cuál va a ser el programa que puede llegar a tener una alianza opositora y después que cada uno vea y se identifique con el dirigente opositor que se quiera identificar. En términos prácticos: ¿Cómo se pueden imaginar una construcción opositora sin el 37% de los votos de CFK en Buenos Aires? No existe. Para decirlo claramente: la posibilidad de construir una alternativa opositora que le pueda ganar a Macri sin Cristina, está en las páginas del voluntarismo político, no en la página de la realidad política argentina.

EC: ¿Cristina no tiene un techo?
R: No creo en eso de los pisos y los techos. Cada elección es distinta, cada momento es distinto. Hay una cantidad de opositores que somos kirchneristas. En donde hemos ido en las elecciones nos ha ido muy bien. ¿Quieren construir una alianza sin nosotros, los kirchneristas? Me parece que se equivocan. Si vamos a una alianza con el Frente Renovador ¿vamos a ir a esa alianza diciendo los dirigentes que no nos gustan? ¿Con qué derecho? La gente es la que determina cuándo, cómo y dónde.

EC: Usted hablaba de la presión social sobre los dirigentes para confluir en una unidad para 2019. Sin embargo, Cristina fue sola por fuera y creó Unidad Ciudadana…
R: Cristina hizo todos los esfuerzos para la unidad. Le ofreció a Randazzo más de lo que sacó en las elecciones. ¿Por qué le imputan a Cristina que no quiso la unidad? Ella tuvo un gesto enorme a un espacio político, que metió un solo diputado nacional. Me parece que el ofrecimiento que se le hizo era una oportunidad de convergencia en un espacio político.

EC: ¿Fue un error haber elegido a Scioli (candidato a presidente) y Aníbal (candidato a gobernador bonaerense)?
R: Nunca es fácil la decisión de elegir el sucesor en un espacio político como el nuestro con un claro liderazgo de Cristina. Lo que eligió Cristina fue lo que más consenso generaba hacia el interior del espacio político. En ese momento, Scioli tenía el apoyo de casi la mayoría de los dirigentes del movimiento obrero, la unanimidad de los gobernadores. Fue vicepresidente de Néstor, ocho años gobernador de la provincia de Buenos Aires. En todas las encuestas figuraba primero en intención de voto. Decidió mirando el conjunto. ¿Qué hubiese pasado si Cristina no decidía por Scioli?

EC: Estaba en esa lista de interesados en ser candidatos…
R: ¿Qué le hubiesen dicho ahi? Que era una imposición de ella. Porque la sociedad, la opinión pública, el consenso estaba detrás de este dirigente. La decisión de Scioli fue decantándose naturalmente. Ella dijo que todos los que quieran ser candidatos se anotaran. Nosotros hicimos nuestros aprontes y después quedó él.

EC: ¿Piensa tomarse revancha?
R: Soy parte de un espacio político que tiene un liderazgo. Todas mis decisiones políticas, más la que tengan que ver con la política electoral, las tomaré en el marco de lo que decida el espacio político.

EC: ¿Pero le gustaría?
R: Ya intenté ser candidato a Presidente, ¿cómo voy a decir que no? Depende de las condiciones y otras cuestiones. Bastante tengo con mi presidencia de bloque este año.

EC: ¿Cuál es su visión de la batalla que lleva a cabo el Gobierno contra los sindicatos y Moyano?
R: El Gobierno utiliza la práctica política de la extorsión como algo cotidiano. Extorsionó a los gobernadores para que les den los diputados necesarios para la Reforma Previsional. Lo hizo con el Pacto Fiscal y ahora lo vuelve a hacer con los dirigentes sindicales. No para la reforma laboral, que está congelada, sino para que los gremialistas acepten una paritaria del 15% cuando todo el mundo sabe que vamos a tener una inflación que va a estar más cerca del 25%.

A los gobernadores los amenazó con no mandarles los recursos necesarios. De hecho, está castigando al gobernador de San Juan quitándole planes a los movimientos sociales en aquella provincia, generando una situación de inestabilidad social dentro de la provincia porque los diputados de aquella provincia votaron en su totalidad en contra de la reforma previsional. ¿Cuál es el problema con Hugo Moyano? Que Pablo Moyano en diciembre participó aquí de un acto y marcha contra la reforma laboral y la reforma previsional. Claramente cuando se posiciona enfrente del Gobierno, este los persigue.

EC: ¿Va a ir a la marcha del 21?
R: Sí.

EC: ¿Macri logró que kirchnerismo y Moyano vuelvan a tener una posible alianza?
R: No. Nosotros siempre estuvimos en el mismo lugar.

EC: ¿Eso quiere decir que es Moyano el que vuelve hacia ustedes?
R: ¿Usted cree que este Moyano es el mismo que inauguró previo a las primarias el monumento a Perón diciendo que Macri había hecho mucho por los trabajadores? Seguramente cambió. Cambiaron las circunstancias. No entro a juzgar eso, pero si lo que está marcando esto es que hay una realidad política y social que cada vez hace que los dirigentes gremiales tomen posturas que reflejan el malhumor de sus afiliados. El Gobierno perdió el debate político. Todo lo que ganó en las elecciones lo perdió entre diciembre y enero. Hay un nivel de enojo con Macri y la gobernadora Vidal que cada vez es más creciente.

EC: ¿Qué le pareció la medida que anunció Macri sobre los familiares de los ministros que no podrán ser parte del gobierno? Más aún su hija (Delfina Rossi) habiendo sido directora del Banco Nación.
R: Todo ese paquete anuncios es fulbito para la tribuna. No modifica absolutamente nada la marcha de la economía. Le robaron $100 mil millones a los jubilados y salen a festejar que se van a ahorrar $1.500 millones. Dicen que van a reducir la planta política en un 25%. Este anuncio de los familiares es para proteger al ministro Triaca. Aunque haga renunciar a todos los familiares, el Ministro tiene que responder por tres cosas. Insultó a una trabajadora; contrató personal en negro y la designó en el SOMU para que trabajara en su casa.

Dentro de dos meses nos vamos a enterar de la voltereta que armaron para reubicar a los familiares de los ministros. Si este era el Gobierno de la meritocracia, ¿dónde está la idoneidad? No está presente ni en la designación ni en el rechazo.

EC: ¿Durante el kirchnerismo no hubo nepotismo?
R: No. Para mi no.

EC: Acaba de visitar a Carlos Zannini en el Penal de Ezeiza. ¿Qué opina sobre los ex funcionarios presos bajo prisión preventiva?
R: Sin dudas es un acto de irracionalidad jurídica. En el caso de Carlos Zannini, potenciado. En el caso de todos, bah.

EC: De Vido se enojó con usted…
R: ¿Por qué?

EC: (Cito textual) “Y nuestro jefe de bloque se saca selfies y hace una oda al bigote perdido. Qué tristeza e impotencia haber sido elegido diputado por el pueblo de la provincia de Buenos Aires para defenderlo de este brutal ajuste y estar ilegalmente preso”.
R: No lo veo como un enojo, ni mucho menos. Lo veo como un detalle menor.

EC: ¿Lo iría a visitar? 
R: Absolutamente. El lunes voy a ir a visitar a Julio, a Luis y a Fernando Esteche. (NdR: finalmente fue a visitar a De Vido).

EC: ¿Pone las manos en el fuego por los funcionarios kirchneristas presos?
R: Todos han perdido injustamente su libertad.


Por Pablo Rodríguez y Federico Clarat