Revés político para Macri: anticipan los jueces la supervivencia de Ramos Padilla en el Consejo

El Canciller - Comentarios

Luego de la presentación del juez federal Alejo Ramos Padilla en la Comisión de Libertad de Expresión en el Congreso, el Gobierno le inició un juicio político al magistrado por mal desempeño. La remoción del juez será evaluada por el Consejo de la Magistratura, donde hoy ingresó la denuncia pero -a priori- el poroteo indica que el oficialismo no cuenta con los votos para que el pedido avance. Los jueces, abroquelados, no ven con agrado que el oficialismo interceda de ese modo en las investigaciones y se inclinan por la negativa.

Así lo dejó en claro esta mañana Alberto Lugones, integrante de la  Sala II de la Cámara Federal de San Martín y miembro de la Comisión de Disciplina del Consejo en la que se tratará el caso Ramos Padilla, cuando ofició de una suerte de “vocero” de la postura de los representantes de los magistrados en el organismo. “No me gusta que los jueces sean perseguidos por estar investigando”, afirmó en FM La Patriada.

Lugones, además, salió en defensa del accionar de su par de Dolores: “Entiendo que el juez tiene derecho a expresarse. Lo invitaron a una comisión en el Congreso, allí expone sobre hechos públicos y notorios, que ya eran conocidos por la gente porque están en todos los medios. Si el argumento es ese, no pareciera tener mayor entidad la denuncia”.

“Quisiera saber a qué se refieren cuando se hablan de falta de imparcialidad y algunas otras cuestiones que plantean desde los medios. No veo causales para la remoción del Juez Ramos Padilla. Me parece que este pedido no va a avanzar”, insistió, y se distanció del presidente, a pesar de que habitualmente vota en sintonía con los pedidos del Ejecutivo: “Si tuviera razón, lo acompañaría. Si no tiene razón, la opinión del Presidente la escucho, la respeto, pero no me obliga”.

En la misma línea, desde el entorno de otro de los integrantes de la comisión aseguraron a ElCanciller que la presentación del oficialismo suena a un “espasmo electoral” y remarcaron que “este Consejo quiere actuar con celeridad, pero el presidente no lo va a llevar a los empujones”.

Ayer, entrevistado por Luis Majul, Macri explicó los motivos por los cuales ordenó canalizar, a través del Ministerio de Justicia, el pedido de juicio político al juez que investiga los vínculos del falso abogado Marcelo D’Alessio con el fiscal Carlos Stornelli, periodistas y diputados de Cambiemos: “No es un juez que actúe con ecuanimidad, se prestó a un show mediático, espero que con las pruebas que hay el Consejo de la Magistratura evalúe destituirlo”.

La comisión de Disciplina y Acusación está dirigida por el senador justicialista Miguel Ángel Pichetto. La postura del peronismo y de los representantes de los jueces son claves para saber si el oficialismo podría conseguir los votos. La actual conformación del Consejo es la siguiente:

  • En representación de los jueces del Poder Judicial: Juan Manuel Culotta, Alberto Lugones y Ricardo Recondo.
  • Por la cámara de Diputados: Graciela Camaño, Eduardo De Pedro y Pablo Tonelli.
  • Por la cámara de Senadores: Olga Brizuela y Doria de Cara, Ada del Valle Iturrez de Cappellini y Miguel Ángel Pichetto.
  • En representación de los abogados: Juan Pablo Mas Vélez y Marina Sánchez Herrero.
  • Por el Ejecutivo Nacional: Juan Bautista Mahíques.
  • En representación del espacio académico y científico: Diego Molea.

La iniciativa de Cambiemos requiere que nueve de los 13 miembros voten a favor de la remoción del magistrado. El oficialismo cuenta con ocho miembros en su bloque, pero desde el Poder Ejecutivo no tienen la seguridad de que todos votarán en el mismo sentido. Dos votos que el oficialismo cree que podría sumar son los de Culotta y Recondo, aunque los magistrados suelen actuar con cautela cuando se trata de la remoción de sus pares.

Lugones: “No me gusta que los jueces sean perseguidos por estar investigando”

En el poroteo, el oficialismo perdió un punto clave el 16 de noviembre de 2018, cuando la oposición en Diputados le arrebató una silla a partir de un acuerdo entre el Frente Renovador y el kirchnerismo. Un día después de la victoria de la oposición, el oficialismo -en voz de José Cano- denunció “el peronismo es uno solo y trabaja para garantizar la impunidad”.