Revelación de Pagni: suma Macri sillas a la mesa chica para desarmar el plan B de los empresarios

El Canciller - Comentarios

La exclamación que hace Mauricio Macri a su círculo íntimo, señala el editorialista Carlos Pagni, cambió al ritmo de la crisis. Hasta hace unos meses, el primer mandatario repetía ante la tropa: “Vamos a ganar”, pero por el dólar a $45 y la tensión interna dentro de Cambiemos ha mutado a “podemos ganar”. Con cada salto que pega el tipo de cambio, se azuza la llama de un “plan B” que encuentre a Macri, junto a su esposa y sus hijas Antonia y Agustina, en España.

Pagni describió a Macri como un presidente “pesificado”. Cuando hay estabilidad cambiaria, gana poder; y cuando el dólar salta, se devalúa. Las últimas jornadas cambiarias, en las que el peso sufrió fuertes embates, tuvieron su correlato en las esferas del poder: la Corte Suprema le quitó el protagonismo a Carlos Rosenkrantz, el radicalismo lo desobedece, los propios gobernadores que le responden lo borran de los afiches y los empresarios estudian los números de otros candidatos.

Por ahora, Macri continúa siendo la principal alternativa del oficialismo, aunque algunos empresarios sueñan con instalar el nombre de otros candidatos, como Horacio Rodríguez Larreta o María Eugenia Vidal. Según Pagni, el presidente revitalizó la mesa de participación política integrando a los dos mandatarios más importantes de Cambiemos a la mesa de Marcos Peña para definir los lineamientos de campaña. La tensión en la terna cambiemita fue en aumento desde que Rodríguez Larreta y Vidal le pidieran que le quite poder a Peña, Quintana y Lopetegui y nombre de ministro de Economía a Carlos Melconian, después de la fuerte corrida cambiaria de 2018 que acabó gilberizando los ministerios.

Pagni: “Peña deberá apresurarse en sumar a los radicales a su mesa”

También se ensayan intentos de acercamiento con el radicalismo. “Peña deberá apresurarse en sumar a los radicales a su mesa”, señala Pagni. El partido que firmó un pacto con el PRO en Gualeguaychú, hace cuatros, volverá a reunirse para redefinir el acuerdo. Esta mañana, Federico Storani, vice de la UCR, reveló -en diálogo con Crónica Anunciada- el máximo temor del PRO de cara a octubre: “No sería una locura que la UCR rompa Cambiemos para apoyar a Lavagna. Todas las opciones están sobre la mesa”. Lavagna no aspira a conquistar los votos de Cristina, quien considera que tiene una base sólida, sino a captar a los descontentos con Macri.

Si la economía no mejora, Macri es consciente que la idea de un Plan B asomará con más poder en el círculo rojo. Pagni señala que un amigo de Macri le confesó que, hasta hace unos días, el primer mandatario “mandaba al diablo” a los que le acercaban este plan, pero que, esta semana, por primera vez no lo hizo. “La explicación de este experto frustrará a Agustina Macri. La hija del Presidente informó a sus amigos desde Europa que compró un departamento en Madrid con la ilusión de que su padre se instale allí con Juliana Awada el año próximo”, concluye Pagni.