Revela La Nación el enojo del Gobierno con Guillermo Seita por la crisis política en la Corte

El Canciller - Comentarios

Pese a que en el Gobierno nacional buscan restarle relevancia, el golpe que le asestó el power trío de la Corte Suprema al oficialista Carlos Rosenkrantz en la última semana aún perdura.

En esta línea, el diario La Nación reveló que en la Casa Rosada todas las miradas apuntan al consultor político Guillermo Seita, quien habría operado en la trastienda del fallo que actualizó los haberes jubilatorios y la posterior acordada que limitó la figura del actual presidente del máximo tribunal a cuestiones estrictamente protocolares.

Seita es la cabeza de la encuestadora Management & Fit, maneja la franquicia CNN en el país y está a cargo del Espacio Clarín en Mar del Plata. No obstante, quien en 2015 trabajó a la vez para Mauricio Macri, Daniel Scioli y Sergio Massa, en su pasado fue un hombre ligado al menemismo.

Consolidado como estratega de medios de Domingo Cavallo, llegó a ser jefe de gabinete de la Cancillería y el Ministerio de Economía, en tanto luego se desempeñó como jefe de campaña del riojano en 1999.

Si bien dos meses atrás prestó una oficina en el barrio de Retiro para que Alternativa Federal lanzara de manera oficial su alianza de cara al 2019, tanto Horacio Rodríguez Larreta como María Eugenia Vidal son asiduos clientes suyos.

Según La Nación, el consultor pergeñó toda la jugada que luego el power trío se encargó de cristalizar, despojando a Rosenkrantz del mandato personalista que había acarreado gracias a la doctrina de Lorenzetti. Seita es asesor del extitular de la Corte, quien utilizó la maniobra en modo de venganza por la forma en que fue desplazado de la presidencia del tribunal supremo.

A diferencia de José Torello y Fabián Pepín Rodriguez Simón, Seita, desde las sombras, fue el gran ganador de la disputa en el Palacio de Tribunales. Y, en vistas a las elecciones presidenciales, no sería descabellado que el operador tenga un papel preponderante en la estructura de la campaña del peronismo no kirchnerista, con el que ya comenzó a combatir al Ejecutivo desde adentro.