Revela la gobernadora Bertone detalles sobre el abuso sexual sufrido durante su infancia

El Canciller - Comentarios

A las denuncias en el Congreso, también se sumó la palabra de la gobernadora María Eugenia Vidal que en declaraciones a los medios contó que vivió episodios de violencia machista en su militancia dentro del Pro. Otra ejecutiva provincial que contó sobre un caso de abuso fue la gobernadora de Tierra de Fuego, Rosana Bertone.

Reconoció hoy, que el “abuso sexual intrafamiliar” que sufrió en su infancia le “arruinó la vida” y ante la seguidilla de confesiones de personalidades que revelaron situaciones de acosos o ataques sexuales dijo que está “bien que se sepa, que las mujeres cuenten su experiencia, más de allá de si decidieron o no realizar una denuncia judicial”.

En una entrevista concedida a la Agencia Telam, especificó que como víctima de abuso sexual durante la infancia, entiende a aquellas personas que sufrieron porque muchas veces existe un “descreimiento” a las víctimas.

Bertone nunca ocultó esta situación y si bien había hablado de manera aislada, es en este reportaje que comenta como influyó esto en su vida personal, sobre todo sus relaciones familiares y también en la política. A pesar de la contención familiar, relata que eso dejó profundas heridas que se trasladaron a su vida emocional. Y que, si bien ya no puede realizar ninguna denuncia a la justicia, se considera creyente y confía en la justicia divina.

A su vez expresó: “Leo muchos reportajes de mujeres famosas abusadas y algunas dicen que llegaron a ser lo que son producto del aprendizaje y de la situación que les tocó vivir. La verdad que en mi caso no es así. A mí me arruinó la vida. La vida sexual, la formación de una pareja. ¿O por qué me focalizo tanto en mi trabajo? Bueno, porque de alguna manera me cuesta construir en lo afectivo. Uno queda afectado, quiera o no quiera, y por más que transcurra el tiempo”. Bertone también relata que su hija, es sicóloga y se especializó en asistir a jóvenes y mujeres víctimas de abuso sexual.

Además comentó que con el movimiento feminista y tras el caso Darthés le pareció muy sano que se cuenten los casos de abuso, a pesar de que no haya denuncia judicial. Contó que el momento de ella contarlo fue de manera espontánea. En ese entonces estaba comentando sobre los  agravios que estaba sufriendo durante la campaña electoral: “Y yo dije que no creía que pudiera sufrir un ataque peor que el abuso sexual del que había sido víctima. Y lo sostengo. No creo que nadie en política pueda hacerme pasar por una vulneración física y psicológica peor que aquella”.