Reunión con empresarios y sindicalistas: un mensaje de ¿unidad? para la misión del FMI

El gobierno reunió hoy a la UIA, las cámara de Comercio, la Construcción y representantes del Consejo Agroindustrial junto a los titulares de las centrales sindicales y sociales. La foto antes de la reunión con el Fondo.
El Canciller - Comentarios

El gobierno dio un paso importante para preparar el terreno antes la llegada de la misión del FMI. La reunión de gabinete económico que convocó a Miguel Angel Acevedo y Cecilia Castro, de la UIA; Iván Szczech, de la Cámara de la Construcción; José Martins, del Consejo Agroindustrial, y Javier Bolzico y Claudio Cesario, de ADEBA y ABA, y a los representantes sindicales de la CGT, la CTA y la UTEP, se vivió como un triunfo aunque todavía no haya dejado resultados concretos. Incluso se mostró a los funcionarios como Guzmán y Pesce dentro del mismo Salón, a pesar de los cruces por las últimas medidas sobre el dólar.

“Estamos iniciando conversaciones con el FMI y en ese sentido, cómo cuando iniciamos las negociaciones con los bonistas, les solicitamos a todas las fuerzas vivas, les solicitamos la defensa de los intereses de la Nación, y eso fue muy valioso. Este es el segundo tiempo, el primer tiempo lo ganamos. Nos tiene que volver a encontrar unidos, defendiendo los intereses de los argentinos y las argentinas”, fue el mensaje que el jefe de gabinete transmitió a los presentes.

El encuentro, que retoma el proyecto de un Consejo Económico y Social demorado durante meses, fue una señal más de distensión por parte del gobierno tras los anuncios de la semana pasada que redujeron en un 3% las retenciones como un gesto para que el campo liquide parte de su cosecha y lleve algo de tranquilidad a las reservas del Banco Central en los próximos meses.

En simultaneo, el Ejecutivo tiene previsto mantener una reunión con el Consejo Agroindustrial el 14 de octubre, la misma fecha en que comenzará el Coloquio de IDEA. La novedad de la jornada fue la confirmación de que el presidente participará del encuentro de las principales entidades empresarias del país.

Del mismo modo, el jefe de Estado habría mantenido reuniones con varios pesos pesados del círculo rojo como Roberto Urquía, Javier Madanes Quintanilla y Luis Betnaza. El oficialismo intenta por todos los medios enviar gestos de diálogo para capear los próximos meses de la crisis cuando la presión sobre las divisas no cede por el clima de desconfianza.

El despliegue del gobierno, a su vez, busca lograr el respaldo de los distintos actores productivos al FMI para una renegociación con una misión que llega mañana. La comitiva integrada por Kozack y Cubbedu pedirá al oficialismo precisiones sobre el déficit fiscal y la emisión monetaria y desde el Frente de Todos esperan responderle con una imagen de unidad detrás de una reestructuración con la menor cantidad de condicionamientos posibles.

Parte de ese objetivo ya fue alcanzado con el comunicado de la Cámara de Comercio y Servicios que manifestó “su acompañamiento al Gobierno Nacional en el proceso de negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) –que incluirá esta semana reuniones presenciales en Buenos Aires–, orientadas a refinanciar los pasivos que el Estado mantiene con el organismo multilateral”.

Sin embargo, en la primera jornada hábil después del fin de semana, las tensiones con el verde no cedieron. El Contado con Liquidación trepó a $150,69, con un incremento de $4,90, equivalente a 3,4%, por lo que la brecha con el mayorista se disparó a 95,5%. En tanto que el dólar MEP operó a $142,86, con un avance de $4,7, que en porcentaje llega al 3,4% y con un spread del 85,4% con el mayorista.

De esta manera, aunque el gobierno logró la foto que esperaba y trazó una agenda de reuniones para mostrar fortaleza de cara al FMI, todavía no tuvo resultados que le permitan pensar en un horizonte despejado para el corto plazo.