Respaldo a los bancos: protege el Gobierno al sector financiero y decreta el embargo a los deudores

El oficialismo permitirá el embargo de las cuentas sueldo de los asalariados en situación de deuda o impago con el fin de que los acreedores otorguen más cantidad de créditos. La medida afecta a 9 millones de personas.
El Canciller - Comentarios

A través de un decreto de necesidad y urgencia (DNU) publicado el jueves bajo el título de “simplificación y desburocratización”, el Gobierno nacional le dio un nuevo apretón de manos a los bancos argentinos. Las entidades financieras tendrán permitido embargar las cuentas sueldo de los prestatarios en caso de deuda o impago.

El oficialismo planteó que esta nueva medida de protección a las entidades financieras tiene como fin asegurarle a los bancos la capacidad de cobro de los préstamos, créditos y deudas, y generar un aumento en el acceso al crédito para los asalariados.

El nuevo decreto también establece un monto de protección para el prestatario. El embargo de las cuentas sueldo solo podrá realizarse cuando el stock de la cuenta sea superior a la suma de tres salarios promedios por parte del deudor. Para las entidades financieras este número es muy grande ya que sostienen que rara vez las personas disponen en su cuenta sueldo la suma de tres salarios.

“No podrán embargarse de las cuentas sueldo el equivalente a tres veces el salario promedio recibido por el trabajador en los últimos seis meses”

“Se define la inembargabilidad del sueldo, estableciendo que no podrán embargarse de las cuentas sueldo el equivalente a tres veces el salario promedio recibido por el trabajador en los últimos seis meses. Así, se aumenta la calidad crediticia de alrededor de nueve millones de titulares de cuentas sueldo y, por lo tanto, se mejoran sus condiciones de acceso al crédito“, explicó un comunicado del BCRA.

Hasta el jueves, el sistema que regía permitía a las entidades financieras cobrar las deudas embargando el 20% del sueldo de los prestatarios (no más del 10% en el caso de que ese salario no supere la suma de dos salarios mínimos). Esa medida no fue modificada en el nuevo decreto. Es decir, el método de cobro ahora afectará tanto al flujo como al stock de los asalariados.

Los bancos y las financieras recibieron un nuevo favor del oficialismo. Como respuesta, el Gobierno pide que aumenten la cantidad de crédito que otorgan en aras de favorecer el consumo y la inversión privada.