Resiste Caputo en el Central: la interna con Dujovne, la crisis del dólar y los reemplazos que suenan

El Canciller - Comentarios

El desembarco de Luis Caputo en el Banco Central exigía una tarea central que no había logrado Federico Sturzenegger: evitar una nueva corrida cambiaria. Sin embargo, arrastrado por la situación extranjera de Turquía, Brasil y sumado a la debilitada economía local, el dólar volvió al centro de la escena en estas últimas dos semanas y perforó la barrera de los $40.

Desde el 14 de junio -fecha de su asunción en el BCRA- Caputo se convirtió en una figura desgastada, según apuntan integrantes importantes del Círculo Rojo. En el Gobierno, tanto Marcos Peña como Dujovne tienen una relación distante y lo piensan fuera del organismo en un tiempo.

Las intervenciones del Banco Central, con ventas millonarias de divisas avaladas por el FMI, lograron contener recién esta semana la escalda de la moneda norteamericana. Las dudas del establishment y su tensa relación con el ministro de Economía lo ponen en el centro de la escena y ya empiezan a circular nombres para sucederlo.

Incluso Marcos Peña habría elegido su lugar en la interna Dujovne-Caputo, a favor del ministro y alejado del titular del BCRA. La pelea escaló a su nivel máximo este lunes cuando se filtró un documento de Hacienda que proyectaba para este año una inflación del 42% y una caída del PBI de 2,4%. Aunque no hubo un responsable de publicar el documento, las sospechas recayeron sobre el secretario de Finanzas, Santiago Bausili, hombre de Caputo en la estructura de Dujovne.

“Es ficción”, dijo hoy Caputo sobre su supuesto enfrentamiento con Dujovne. “Si estamos peleados, lo disimulamos muy bien”, bromeó ante los asistentes a la 39º convención del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas, donde ratificó que el acuerdo con el Fondo Monetario llegará a buen puerto. “Está su prestigio en juego, van a hacer lo imposible para que salga bien”, prometió.

A contramano de los que quieren los mercados, Caputo es señalado como un trader en su intento por ahuyentar la corrida cambiaria, en muchos casos ensayando estrategias contradictorias, sin un eje de política monetaria.

En el último fin de semana de cambios en el Gabinete, uno de los nombres que apareció con mayor fuerza fue el de Carlos Melconian, un hombre que Macri quería de nuevo en el poder para manejar el rumbo financiero con el traje de superministro. Pero su llegada fue frenada por algunas exigencias, entre ellas la cabeza de Caputo.

“No me peleé con Luis Caputo ni pedí por Rodolfo Santangelo”, aclaró, sin embargo, Melconian, desestimando el rumor que indicaba un supuesto pedido suyo de desplazar al actual titular del BCRA y reemplazarlo por su ex socio en M&S consultores.

La danza de nombres no tardó en llegar a los pasillos de la Casa Rosada. Miguel Kiguel, un hombre cercano a Dujovne, es uno de los que aparece con fuerza. Según señala La PoliticaOnline, el economista Guillermo Calvo también está en el radar para cubrir una eventual salida de Caputo.

Lejos de las especulaciones y “afirmado en su cargo”, Caputo reapareció en Mendoza  durante su presentación en la 39° Conferencia del Instituto Argentino de Ejecutivos en Finanzas (IAEF). Allí, aseguró que el mercado “entendió el mensaje” del Gobierno y que “vamos hacia a una situación de normalidad” tras la crisis cambiaria.