Replantea el Gobierno su agenda y acelera con reformas menos “controvertidas”

El Canciller - Comentarios

En medio de la guerra que mantiene con un sector del sindicalismo, más precisamente con el líder de Camioneros, Hugo Moyano, el Gobierno comienza a hilvanar su agenda de cara a un año no electoral pero que definirá en gran medida su suerte en las elecciones del 2019. Con un bajón en la imagen del presidente Mauricio Macri, la Casa Rosada planea acelerar reformas menos “controvertidas”: además de los recortes en los cargos públicos, intentará aprobar la reforma política, la ley de financiamiento de partidos y campañas, cambios en el sistema electoral y una nueva ley de ética pública

El terremoto que significó el tratamiento de la reforma previsional y las esquirlas que lesionaron gravemente la relación con los sindicatos por la -trunca- reforma laboral, obligaron a replantear la estrategia del oficialismo: avanzará con proyectos en donde puede encontrar un poco más de consenso. Tal como adelantó Perfil el domingo, el nepotismo que dijo combatir Macri aún persiste en la estructura del Estado. En base a un informe de la ONG La Alameda, cuenta que los parientes de funcionarios en el Estado son muchos más. El decreto presidencial es rengo: solo limita las renuncias -que tienen plazo hasta el 28 de febrero y no es retroactivo- en el Poder Ejecutivo.

Reforma Política

La idea del Gobierno es eliminar la boleta partidaria de papel y reemplazarla por la boleta única electrónica, el mismo sistema que ya emplea en la provincia de Salta y en la ciudad de Buenos Aires. Entre varios puntos, el proyecto planea limitar las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO). Esta medida despertó fuertes críticas de expertos informáticos que alertaron sobre la vulnerabilidad del sistema.

Ley de Financiamiento de los Partidos

El Secretario de Asuntos Políticos e Institucionales del Ministerio del Interior, Adrián Pérez, un “lilito” que pegó el salto hacia Cambiemos, es el encargado de plantear el tema: el financiamiento es una zona opaca que golpea en ambos lados de la grieta. El oficialismo dará el puntapié inicial a fin de mes para terminar de darle una cohesión al proyecto.  La medida fomenta la creación de un sistema de de información de financiamiento de campañas en tiempo real, un registro de proveedores de bienes y servicios de campaña, la eliminación de la prohibición a las empresas de realizar aportes de campaña, la bancarización total de los aportes y un nuevo esquema para la presentación de informes de campaña.

Ética Pública

A fines de agosto, la titular de la Oficina Anticorrupción (OA), Laura Alonso, ya había avisado que iba a lanzar una consulta pública para darle forma al proyecto. La iniciativa incluirá, entre otros, un capítulo sobre la cuestión del nepotismo -medida en la cual se adelantó Macri- , otro sobre conflicto de intereses, y otro referido a la presentación de declaraciones juradas, entre otros aspectos.