Renegociación de deuda y enriquecimiento ilícito: las otras causas de Boudou (tras la condena)

El Canciller - Comentarios

Sin demasiada sorpresa y sin el componente de escándalo de otras épocas, Amado Boudou sumó una nueva condena por algo, cuanto menos, curioso: el 08 de un auto. Tres años de prisión por falsificar datos en tres formularios de un Honda modelo 1992 fue lo que decidió el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº8.

Pero esta causa tuvo una compañerita de juicio: las presuntas irregularidades en la compra de 19 autos durante su gestión como ministro de Economía. En ese expediente, que parecería a simple vista ser el más complicado, resultó Boudou absuelto. Las razones se conocerán recién el 26 de septiembre.

La decisión de los jueces fue unánime en cuanto a la absolución pero la condena salió por mayoría. Mientras que Sabrina Namer y Nicolás Toselli se inclinaron por considerarlo culpable, María Gabriela López Iñiguez votó en disidencia. ¿Qué importancia tiene esto? Esos argumentos podrían ser el pie del pedido de Boudou para llegar a Casación y tener alguna chance de desarmar esta sentencia condenatoria.

De todas formas, el ex vicepresidente no tiene las mejores experiencias en la Casación Federal. Fueron los jueces de la sala 4 (Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Juan Carlos Gemignani) quienes le anularon su absolución en el 08 y ordenaron un nuevo juicio. Borinsky y Hornos, con Javier Carvajo esta vez, fueron los que confirmaron la condena a 5 años y 10 meses de prisión por Ciccone.

Esa causa es la que Amado llevó a la Corte, con la esperanza de que se la reviertan. En líneas generales, los magistrados del Máximo Tribunal no resuelven sobre este tipo de planteos (que llegan en cantidades) pero no hay novedades significativas por ahora sobre el tema. En definitiva, esta nueva condena complica las posibilidades de Boudou de salir de la prisión

Mientras tanto, en Comodoro Py siguen activas algunas otras causas. Las dos más significativas las tiene Ariel Lijo: la renegociación de una deuda de Formosa donde intervino The Old Fund y la causa que lo llevó por primera vez a la cárcel, las sospechas de enriquecimiento ilícito.

Ambas cuestiones tuvieron algunos avances aunque durante este año la situación con las causas con cierto contenido político fueron congeladas por “la teoría del año impar”. La famosa doctrina de nada muy complejo durante un año electoral solo había sido “desobedecida” por Claudio Bonadio. Aunque hay que aclarar que después de las PASO existieron movimientos que mostraron el encono que había en Retiro contra el oficialismo actual

Dentro del edificio de Comodoro Py, es justamente Lijo uno de los que salió fortalecido después de las primarias. No por su cercanía a Alberto Fernández (mucho menos al kirchnerismo) sino por su guerra fría con cierto sector del macrismo. Denuncias en el Consejo de la Magistratura, algunos telefonazos y comentarios sobre su labor como juez minaron la relación que había con él.

Lijo tiene en sus manos el expediente que más preocupa (al menos, por ahora) a Mauricio Macri: la causa penal por lo que sucedió con la deuda del Correo Argentino SA. Hace apenas unos días, recibió un okey de la Cámara Federal para avanzar sobre la supuesta existencia de un acuerdo ruinoso para el Estado pero beneficioso para la empresa de la familia del Presidente. ¿Cómo se moverán las distintas causas que tiene en su despacho? Lo descubriremos en la próxima temporada.