Regresa Mariu al Conurbano y revive el “mano a mano” con los vecinos

El Canciller - Comentarios

Luego de una semana en la que se coronó como rockstar política en la Costa Atlántica mientras el Gobierno pagaba el costo político del multitarifazo, ayer volvió María Eugenia Vidal a desembarcar en el conurbano bonaerense. Esta vez fue en el partido ultraperonista de Florencio Varela, que lidera Julio Pereyra. Hoy, llegará a General Rodríguez que conduce el cambiemita Darío Kubar.

Vidal parece haber desempolvado el manual del “cara a cara” que le dió buenos resultados en tiempos electorales. Tras algunas actividades en la Costa Atlántica, que incluyó una visita al teatro para ver la obra de Fátima Florez junto a sus hijas y la compra de los regalos de reyes para sus hijos, la gobernadora visitó un taller de juguetes. Por la tarde, tuvo un “seguimiento de gestión” con su Gabinete.

La visita a Varela no es casual. Uno de los objetivos máximos de Vidal para el 2019 sería consolidar el poder territorial en detrimento de un peronismo todavía balcanizado. En el municipio peronista del segundo cordón promoverán a un “pro” puro en las próximas elecciones: Pablo Alaniz. El posible candidato renunció a su cargo en Jefatura de Gabinete donde trabajaba en comunicación digital y redes para comenzar a trabajar su candidatura.

Hoy Vidal saltará al partido de General Rodríguez, ubicado en el tercer cordón. En ese municipio Cambiemos cayó por menos de un punto en las PASO y en las generales de octubre. En lo que resta de la semana, la gobernadora mantendrá su base en La Plata, en la Casa de Gobierno. Para la próxima semana tiene agendado viajar junto a su familia a Villa La Angostura al country Cumelén, el mismo en donde reposa el presidente Mauricio Macri.