Reducir la circulación del virus: prueban una nueva fórmula para desinfectar el transporte público

El Ministerio de Transporte, junto a personal del ANLIS Malbrán, hicieron los testeos en las formaciones de Trenes Argentinos de la línea Roca.
El Canciller - Comentarios

Los trabajadores esenciales se exponen al contagio de Covid-19 en el transporte público. En busca de reducir ese riesgo, comenzaron las pruebas de un nuevo producto sanitizante, impulsado por el Ministerio de Transporte y el Instituto Malbrán. El trabajo de campo de los testeos comenzó en las formaciones de los trenes de la línea Roca. En esta primera etapa, las pruebas se harán en las unidades de ferrocarriles que atraviesan el AMBA.

Los testeos permitirán analizar la acción y duración del producto en las distintas superficies de la unidad. De esta manera, podrán concluir si perdura y resiste (o no). También se estudiarán las fluctuaciones que el producto puede experimentar al entrar en contacto con los pasajeros y se determinará el tiempo de permanencia del sanitizante al finalizarse el servicio.

La fórmula la desarrolló la empresa Diransa, y tiene dos objetivos: evitar la propagación del Covid-19 y atacar otras bacterias, hongos y virus, como la escherichia coli, salmonela, influenza y hepatitis.

Al tener los resultados de la línea Roca, las pruebas se harán en otros transportes como colectivos.

Fórmulas

La investigación del sanitizante incluyó el estudio de cuatro fórmulas y los profesionales del Malbrán seleccionaron una por haber dado los mejores resultados. El producto es de producción nacional y contó con el control del Ministerio de Salud.

Trabajo de campo del nuevo producto.

Al analizar las fórmulas se tuvieron en cuenta el tiempo de acción, la estabilidad, la eco-toxicidad, el posible precio comercial y los elementos de protección personal necesarios para su aplicación.

Buscan que el descontaminante inactive otros microorganismos, además del Sars-CoV-2, que están en el transporte de pasajeros.

A diferencia del hipoclorito, la fórmula que se prueba es menos agresiva, no irritante en concentración de uso, no es corrosiva, ni necesita un lavado con desengrasante. Tampoco mancha, no se inactiva por la luz solar y no tiene olor fuerte. A su vez, la fórmula cuenta con una estabilidad de dos años en dilución de uso.