Recula Carrió ante Ramos Padilla, admite la red de espionaje ilegal y pide a Macri eliminar la AFI

El Canciller - Comentarios

Elisa Carrió olfateó el peligro y dio marcha atrás. Luego de defender a rajatabla a Carlos Stornelli de las acusaciones por su presunto vínculo con Marcelo D'Alessio y de asegurar que Alejo Ramos Padilla terminará preso por investigar la red de espionaje ilegal, le pidió al Gobierno nacional que elimine la AFI y que cree, en su lugar, un organismo dotado de transparencia.

Con ese objetivo, emitió un comunicado en el que recordó un proyecto de ley que su partido elevó a la Cámara de Diputados en 2016, en el que pedía derogar las leyes que fundaron la AFI y la ex SIDE para reemplazarlas por “un nuevo sistema nacional de investigación, transparente y acorde con las garantías constitucionales que deben regir en un Estado de Derecho“.

Arribas, Majdalani, Larcher y el entramado político detrás de la investigación de Ramos Padilla

La solicitud de la Coalición Cívica tiene un único destinatario: Mauricio Macri. Cuando la casa de D'Alessio fue allanada por orden del juez federal de Dolores, el falso abogado dijo que trabajaba para la AFI y que sus superiores eran Ricardo Bogoliuk y Aníbal Degastaldi, los dos excomisarios detenidos en la causa y denunciados como empleados de Silvia Majdalani, segunda de Gustavo Arribas en la agencia estatal de inteligencia.

Según puntualizó el editorialista Carlos Pagni, Arribas es el principal confidente del presidente. En este sentido, sugirió que “lo que tendría que explicar Arribas, aún no siendo agentes de ellos, es qué garantías le ofrece su organismo de inteligencia a la ciudadanía argentina respecto de que anden estas bandas siguiendo gente, haciendo filmaciones, extorsionando en nombre de fiscales, porque seguramente deberían estar enterados. Si no están enterados de esto, no están enterados de nada”.

El giro de Carrió cobra mayor importancia por dos cuestiones. La primera responde a la orden que impartió el primer mandatario para que Cambiemos le iniciara un juicio político a Ramos Padilla por supuesta falta de imparcialidad en la instrucción del expediente. La segunda, debido a que la propia diputada nacional había quedado manchada luego de que el magistrado develó la fuerte cercanía de las legisladoras Paula Oliveto y Mariana Zuvic con D'Alessio.