Recorte de sueldo: de la discusión local a los casos internacionales

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, decretó un recorte a la clase política. Donald Trump, por caso, donó tres meses de su sueldo al Departamento de Salud. La "polémica" en el club Barcelona.
El Canciller - Comentarios

Esta semana en la agenda política se instaló una controversia: ¿deberían los políticos rebajar su sueldo para colaborar con la emergencia sanitaria?

El proyecto partió (o tuvo el visto bueno) desde la oposición. Por caso, Juntos por el Cambio propuso que los funcionarios públicos apliquen un recorte del 30% de su salario. Luego vinieron los cacerolazos: todos los días, a las 21:30, cientos de vecinos reclamaron la implementación del recorte, argumentando una necesaria “solidaridad” de los políticos.

Alberto Fernández no se quedó atrás. Este domingo, en una entrevista con El Cohete a la Luna, el Presidente calificó de “demagogos” al bloque opositor y se mostró más cercano a un impuesto -de excepción- a aquellas personas que ingresaron al último blanqueo de capitales.

De paso, dejó un mensaje para los jueces. “Yo he visto que los jueces de la Corte Suprema donaron el 25% de sus sueldos y está muy bien. Pero quiero decirle que el 25% del sueldo de un juez de la corte es casi el total del salario del Presidente”, completó.

Te recomendamos leer

Provincias y municipios

Y pese a que la discusión central sobre un potencial recorte recae en la decisión del Ejecutivo, en algunas localidades empezaron a aceptar esa propuesta. A saber, en Córdoba, los funcionarios con las remuneraciones más altas tendrán un recorte del 30% del salario en abril.

En Santa Fe, los jefes de los bloques de la Cámara de Diputados  acordaron reducir un 50% las dietas de legisladores y legisladoras; en Tucuman, las bajas llegan del 50% para ministros; 30% para los secretarios y 20% para los subsecretarios, salvo en Salud.

Los rebajes también llegaron en Río Negro, La Pampa, Misiones, Salta y Jujuy. Corrientes, por caso, el gobernador Gustavo Bordet redujo a la mitad el salario de los funcionarios políticos de su provincia, en tanto que el también peronista Sergio Uñac dispuso un recorte del 30% en los sueldos de la planta política de unos 400 agentes.

En el Conurbano, donde la alerta es aún mayor por la cantidad de personas, los intendentes de La Plata, Lanús y Esteban Echeverría decretaron un recorte en los salarios de los principales funcionarios.

Uruguay, Trump y España

En el plano internacional, la situación es diversa. Uno de los casos con mayor resonancia fue el de Luis Lacalle Pou, flamante presidente de Uruguay. El mandatario dispuso que haya un recorte del salario de la clase política para crear un “Fondo Coronavirus”.

“Es momento de que todos hagamos un esfuerzo”, indicó Lacalle Pou, quien envió un proyecto al Congreso con la siguiente rebaja: un recorte del 5% para los funcionarios con 3.000 dólares de salario bruto. Luego, escala que van en aumento para sueldos mayores, con tasas de 10% y 20%.

El caso de Donald Trump es extraño: semanas atrás, el presidente de los Estados Unidos minimizó la pandemia mundial, al descartar medidas de asilamiento social. Luego, ante la disparada en la estadística médica (por solo citar un caso, Nueva York tiene 114.000 contagiados) Trump anunció la cuarentena y un plan de financiamiento para las empresas.

En el medio de esas idas y vueltas, el jefe de Estado norteamericano anunció la donación de sus tres meses de sueldo al Departamento de Salud de EE.UU. Dinero no le faltará: la revista Forbes estimó su fortuna en 3.100 millones de dólares.

Te recomendamos leer

Por su parte, en España también existe un reclamo para la rebaja de los salarios de la clase política. En este caso, el pedido aparece en uno de los integrantes de la coalición de gobierno: el bloque de Unidas Podemos.

En su propuesta se pide una rebaja del 50% sobre el total de retribuciones (el sueldo base y todos los complementos) mientras dure el estado de alarma decretado por el presidente Pedro Sanchez.

Messi

La disputa sobre la rebaja del sueldo no fue exclusivo del ámbito de la política. Por solo citar un caso, en Barcelona, el plantel masculino de fútbol profesional dispuso un recorte del 70% de su salario, a fin de garantizar, entre otras cosas, el cobro total de los empleados del club catalán.

Pero la disposición no estuvo ajeno a las polémicas. Lionel Messi, como capitán, criticó los rumores que circulan “dentro del club” en el cual “presionaban” a los jugadores para que acepten una rebaja salarial. 

En otras ligas de deportes, por caso, también se oficializó una rebaja del sueldo. Luego de suspender su liga, en muchas las franquicias de la NBA se dispuso una suspensión de los sueldos de sus empleados pero los jugadores, en solidaridad, redujeron su sueldo para evitar la reducción del personal.

Por su parte, el presidente de Walt Disney, Bob Iger, anticipó en un comunicado que renunciará a su salario, mientras el recién nombrado director ejecutivo Bob Chapek aceptará un recorte salarial del 50% en medio de la crisis del coronavirus.

A su vez, Disney reducirá los salarios de sus vicepresidentes un 20%, de sus vicepresidentes senior un 25% y de los vicepresidentes ejecutivos un 30% a partir del 5 de abril.