Reclama Lázaro ser el único empresario preso y abandonado: ¿amenaza con “arrepentirse”?

El empresario patagónico rompió el silencio y apuntó contra la ex presidenta Cristina Kirchner: "La vi muy preocupada a Cristina en el Congreso”
El Canciller - Comentarios

1 año, 8 meses, y 21 días tuvieron que pasar para que el empresario patagónico Lázaro Báez rompa el silencio. Preso desde entonces en la cárcel de Ezeiza, hace algunas semanas la Cámara Federal ratificó la prisión preventiva en el marco de la causa por lavado de dinero en la que se investigan los “activos” que circularon en “La Rosadita” y, por eso, su futuro judicial asoma cada vez peor. A horas del debut de la ex presidenta Cristina Kirchner en el Senado en la última sesión del año, el ex contratista del Estado afirma: “A (Cristina) la vi muy preocupada en el Congreso”.

Calmo y reflexivo, Báez sostiene que las condiciones de vida en la cárcel son “duras”, aunque evitó mostrarse preocupado. Con un estilo de declaraciones similar al ex ministro de Planificación Julio De Vido, se desmarcó de su “cercanía” con CFK y mostró su “lealtad” con el ex presidente Néstor Kirchner. “Usted siempre dijo que era amigo de Néstor Kirchner -preguntó el cronista de Infobae-. ¿De Cristina no? –Cristina era la señora de mi amigo. Son cosas distintas”, respondió tajante Báez.

De Vido no fue excepción en las críticas: Báez dijo que lo “abandonó”, y que es por eso “el único empresario que está detenido”.”Él nos abandonó a todos, en especial a mí porque soy el único empresario que está detenido”, reprochó.

Pese al vínculo que tenía con la familia presidencial, el patagónico negó ser el “testaferro de los Kirchner” y se presentó como un “empresario”. La entrevista se filmó horas antes de que caiga en desgracia Cristóbal López, otro empresario que flameó al calor del kirchnerismo (y que se encuentra detenido en la misma cárcel). “Yo nunca fui testaferro de los Kirchner. Siempre estuve agradecido de que mi amigo me diera trabajo. A mí no me regalaron bancos ni fichas”, disparó.

El diálogo tuvo un condimento extra: Báez se adentró en los resquicios de la política diurna y opinó de todo y de todos. Diferenció los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner: “El proyecto de Néstor era la reactivación de nuestro país y ella tuvo una mirada un poco más mezquina. Finalizaba su mandato y no se generó herederos para lo que venía”. Y sorprendió con un guiño al Presidente: “Ha sido inteligente en el sentido de dividir al peronismo”.