Rechazo al protocolo virtual y críticas al “funcionamiento” de la Cámara: los motivos de la desconexión de Juntos por el Cambio en el Senado

Los legisladores Martín Lousteau y Luis Naidenoff cruzaron chicanas con Cristina Kirchner. El oficialismo anuló los traslados de tres jueces federales.
El Canciller - Comentarios

En una réplica de la actuación en la Cámara de Diputados dos semanas atrás, el interbloque de Juntos por el Cambio en el Senado se retiró esta tarde de la sesión especial convocada por el oficialismo para tratar los desplazamientos de los jueces federales Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli. La bancada opositora adoptó esa postura luego de que el Frente de Todos aprobara con mayoría propia, para los próximos 60 días, la renovación del protocolo de sesiones remotas.

Tal como ocurrió en la Cámara baja, los senadores de Cambiemos advirtieron que irán a la Justicia por la “inconstitucionalidad” que, según consideran, arrastra la prórroga del decreto parlamentario 14/20 que habilita el funcionamiento de la Cámara alta de forma virtual. Previo a desconectarse de la sesión que encabezaba Cristina Kirchner, aseguraron que votarían en contra porque la medida requería del voto de dos tercios de los presentes y no la mayoría simple. La validación ocurrió con 41 votos a favor y 28 en contra.

Horas atrás, la sesión especial pedida por la bancada de Juntos por el Cambio no había podido llevarse a cabo dado que, precisamente, fue solicitada basada en la renovación del sistema de trabajo virtual que todavía no había sido ratificado en el recinto. Los senadores opositores buscaban debatir dos proyectos de ley que llegaron con media sanción desde Diputados: la modificación del Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento y la ampliación de la ley de concursos preventivos y quiebras.

“Toda vez que la sesión ha sido citada en los términos del DP 14/20, norma que no ha tenido aprobación del cuerpo, y siendo que esa presidencia carece de facultades para dictar normas que modifiquen el Reglamento interno de este Senado, le comunicamos que este interbloque ha decidido retirar el pedido de sesión especial”, explicaron en una nota que llevó la firma del presidente del bloque, Luis Naidenoff, el titular de la bancada del PRO, Humberto Schiavoni, y también del jefe del Bloque Federal, Juan Carlos Romero.

En esa carta, también cuestionaron a Cristina por el manejo de la Cámara, en lo que ofició de preludio de lo que ocurriría luego en el recinto. En el inicio de la sesión, la presidenta del Senado mantuvo un cruce con Martín Lousteau por el tiempo que tendría para hablar cada legislador de la oposición.

“Hubo muchas vueltas, pidieron sesión especial, después dijeron que no la querían, por eso le pregunto que nos explique qué quieren hacer“, apuntó CFK. “Hay cuestiones donde el reglamento no se está cumpliendo, que es el tiempo de la palabra en general. Pero en esto el tiempo se asignará internamente. Lo que no vamos a excedernos es en la parte proporcional que tenemos”, replicó el senador por CABA.

Es exactamente lo que acabo de decir. Hay algunos problemas cuando uno está pensando en lo que va a decir y no escuchando al que está hablando. Ustedes distribuyen sus 130 minutos como mejor les parezca”, subió la apuesta la Vicepresidenta. “Perfecto, presidenta, gracias”, respondió Lousteau. “No, no tiene que darme las gracias, es lo que corresponde. Esto es un delivery, usted lo pide, usted lo tiene“, cerró Cristina.

Minutos después, CFK se cruzó con Naidenoff. “Lo único que quiero es que me digan cuánto quiere hablar cada uno, nada más. El senador Lousteau ya indicó que quiere hablar 20 minutos; la senadora Machado, 15. ¿Cuánto quiere hablar Schiavonni, es lo que estoy preguntando? Diez minutos para Schiavonni. ¿Cuánto quiere hablar Naidenoff? Mire, le hago la suma. Puede hablar 85 minutos, senador Naidenoff”, lo presionó.

No, va a ser un aporte, voy a hablar menos. Quédese tranquila“, respondió el senador. “No, si a mí me encanta escucharlos hablar”, culminó, irónicamente, la vicepresidenta.

El debate recordó a la disputa en la Cámara de Diputados hace algunas semanas, cuando Juntos por el Cambio impugnó la sesión por considerar vencido el protocolo remoto y denunció al presidente del cuerpo, Sergio Massa, por “abuso de autoridad”. Este miércoles, mientras el Senado discutía la prórroga del funcionamiento virtual, el fiscal Eduardo Taiano desestimó la objeción de la última sesión en la Cámara baja y le dió la razón al tigrense.

Luego de las acaloradas discusiones, el oficialismo anuló los traslados de los magistrados Bruglia, Bertuzzi y Castelli. En su exposición, previo a retirarse del recinto, Lousteau fue muy crítico del temario de la sesión especial. “Están tratando de hacer lo que quieren, lo que se les canta. La agenda de hoy es apartar a tres jueces que entienden en causas que involucran a la vicepresidenta, la presidenta de este cuerpo. Después lo pueden disfrazar de épica, de combate al lawfare“, disparó.