Reaparece Macri: omite los cacerolazos y culpa a la oposición por “la violencia orquestada”

El jefe de Estado defendió el operativo de seguridad, elogió a a los jueces Bonadio y Torres y criticó a la jueza López Vergara
El Canciller - Comentarios

Tras varios días de silencio, y luego de convertir en ley la reforma previsional, volvió a escena el presidente Mauricio Macri.Respeto que haya gente que piense que estas reformas no son buenas. Lo que les pido a ellos que no duden de la intencionalidad, del por que de lo que proponemos, aseguró el mandatario desde el Salón Blanco de la Casa Rosada. Además apuntó al kirchnerismo y al massismo de no tener “autocrítica” y los culpó por los graves incidentes que ocurrieron en las inmediaciones del Congreso: “Claramente fueron hechos orquestados”.

Sobre el apoyo de los diputados peronistas que facilitaron el quórum y la sanción de la ley, el jefe de Estado dijo: “Nosotros no tenemos mayória en ninguna de las dos cámaras, perouna de las mas importantes es haber recuperado la herramienta del diálogo. Hay mucho más espacio para escuchar al otro”. Sobre el operativo de seguridad, sostuvo que esperaba “una mayor condena de los líderes de la oposición” y que hubo “algunos diputados de la nación que buscaron incitar a la violencia”. 

Macri, lejos de mostrarse exultante por haber conseguido una ley clave en tiempo récord, calificó la nueva fórmula como una “garantía” para no perder contra la inflación.“Estas reformas generan incomodidades, claramente. Nadie puede dudar de la itnencionalidad: todo tiene que ver con abrirles una puerta a un mejor futuro”, puntualizó.  

En una jornada de alto voltaje, el oficialismo logró el quórum necesario para comenzar a las 14 el debate en la Cámara baja (aunque el debate formal comenzó cinco horas después). Tras diecisiete horas de discursos cargados de chicanas, nervios, pros y contras de la ley, el Gobierno consiguió 127 votos a favor y 117 en contra. El pacto con los gobernadores fue clave. 

Igualmente, no son todas sonrisas en el oficialismo. El tratamiento de la reforma tuvo un desgaste en la sociedad que presenció durante varios días la represión de las fuerzas de seguridad que culminaron con un masivo cacerolazo en todo el país y en las mismas inmediaciones del Congreso.

Se comentó que todos los bloqueos del presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, para que pospusiera la sesión o la devolvieran al Senado, era por orden expresa de Macri. Tras el intento fallido del jueves pasado, que terminó en escándalo, no había lugar para otro traspié.