Reaparece el primer escándalo judicial del kirchnerismo y salpica a encarcelado De Vido

Al ministro de Planificación lo procesaron y lo embargaron por 49 millones por el caso Skanska
El Canciller - Comentarios

El caso Skanska fue una de las primeras polémicas judiciales del kirchnerismo. En 2005, la AFIP denunció a la empresa por la utilización de facturas truchas para justificar servicios inexistentes. La investigación se dividió: evasión impositiva por un lado, coimas pagadas a funcionarios por otro. Pero sólo una de esas patas había avanzado hasta ahora. La reactivación qle significó un nuevo procesamiento a Julio De Vido y a José Lopez junto con otras 29 personas.

¿En qué estaba involucrada Skanska? La clave era el Proyecto de Ampliación de Gas que preveía una expansión de la capacidad de transporte de gas natural a través de gasoductos. Las obras las iba a financiar un fondo administrado por Nación Fideicomisos. La licitación pública finalmente se modificó y se invitaron a unas pocas empresas a participar de la adjudicación. Para direccionar la contratación de Skanska, los funcionarios habrían recibido dinero por parte de la empresa.

La causa estuvo en manos del por el entonces juez Guillermo Montenegro y pasó después a Oyarbide

¿Por qué la causa demoró tanto? La causa estuvo en manos del por entonces juez Guillermo Montenegro y pasó después a Norberto Oyarbide, que procesó a varios funcionarios en 2010. Pero en 2011 la Cámara Federal criticó lo que hizo el ahora jubilado Oyarbide y sobreseyó a todos.

La llave que trabó y después destrabó la causa fue una grabación de 90 minutos hecha por Claudio Corizzo, un auditor interno que conversaba con Javier Azcárate, por entonces gerente comercial de Skanska. El audio detalla el contexto de las maniobras y quienes intervenían. Recién en abril de 2016, la Cámara Federal de Casación Penal resolvió que la grabación era válida, lo que permitió que Sebastián Casanello llame a indagatoria a los funcionarios.

¿Cuál es la acusación contra De Vido? Para el juez, el ex ministro de Planificación no tuvo una participación directa sino que se creó bajo su órbita un régimen para que se aprobaran y contrataran las obras de ampliación de gas. No podía no saber lo que sucedía, consideró.

A De Vido lo procesaron y lo embargaron por 49 millones. Recibió la noticia en la cárcel de Ezeiza, donde espera que se defina el lugar en el que cumplirá la prisión preventiva que le dictaron los jueces Luis Rodríguez y Claudio Bonadio. En el mismo lugar, a unos metros, José López se enteró de lo mismo.