Ratifica Massa su intención de ser candidato pero evalúa dar un paso al costado para vencer a Macri

El Canciller - Comentarios

La recesión permanente, la política de tarifazos y el voraz endeudamiento llevaron a Sergio Massa a dar un giro de 180 grados en su percepción del Gobierno. Si en 2015 llamó a votar a Mauricio Macri para que Daniel Scioli -o el kirchnerismo- no ganara el balotaje, hoy su principal prioridad es que el empresario que llegó a la Casa Rosada no continúe por un segundo mandato.

¿Unidad con Cristina?


Aunque todavía parece encontrar límites en Cristina Kirchner, sostiene que le responderá sobre una posible unidad cuando la expresidenta ponga las cartas sobre la mesa y decida si será o no candidata en 2019. Pero más allá de los nombres, al igual que el resto de su espacio, apunta a romper con la polarización entre Macri y Cristina y crear una gran fuerza opositora que nucleé dirigentes de todos los espacios.

La apuesta es difícil y el escenario adverso: las principales encuestas del país arrojan que si Macri y Cristina son candidatos, la ancha avenida del medio se vuelve angosta y ningún tercero suma mucho más de 10 puntos. El 2013 lo tuvo como protagonista para evitar la re-relección de CFK, pero en el 2015, cuando se esperaba que peleé por la presidencia en un escenario de tercios, no logró encantar al electorado y quedó lejos de los dos principales contendientes.

Las promesas


Ahora, con dos elecciones con muchos votos para su espacio pero pocos si se piensa en la presidencia, el tigrense entiende que es posible dar vuelta los resultados que durante cuatro años fueron adversos. Para ello, se pliega a los que aseguran que es necesaria una nueva agenda de gobierno: un pacto de la Moncloa con empresarios y sindicalistas para generar una decena de acuerdos básicos para el desarrollo sostenido.

Se diferencia de Macri en varios puntos: desde ya advierte que hay que renegociar el acuerdo con el FMI porque es perjudicial, impide el crecimiento y no da posibilidades de pagar, ya que Argentina no genera dólares genuinos. En ese sentido, en su reunión con el staff del FMI dejó en claro que si no cambian las condiciones del préstamo, los dólares para pagar la deuda y los intereses no van a aparecer. “Los muertos no pagan”, insiste. Promete además volcar esfuerzos en la economía productiva y abandonar el favorecimiento a los sectores financieros.

El guiño a Lavagna candidato


También subraya que su espacio es el más federal del país, ya que aglutina a 11 gobernadores. Afirma que sabía cómo salir adelante en 2015, en 2017 y en el presente. Si bien su aspiración es ser Presidente, afirma que está dispuesto a dar un paso al costado para que se vaya Macri. El mensaje puede ser tomado como un guiño para la candidatura de Roberto Lavagna, el candidato de la oposición que, si se une, sería el verdugo de Macri, al menos según las encuestas.