Quórum, renegociación de deuda y una Mesa de Diálogo: el acuerdo entre Alberto y los gobernadores opositores

Los legisladores de Juntos por el Cambio aprobarán el proyecto de Sustentabilidad de la Deuda. A cambio, se creará una Mesa de Diálogo para evaluar las finanzas provinciales.
El Canciller - Comentarios

Este miércoles, la cámara de Diputados tendrá su primera sesión extraordinaria. El plato fuerte del día será el debate por el proyecto de ley denominado Sustentibilidad de la Deuda Externa, un borrador que diseñó el propio ministro de Economía, Martín Guzmán.

El anteproyecto prevé otorgar poderes al Ejecutivo para que lleve adelante el “reperfilamiento” de la deuda, tanto con el Fondo Monetario Internacional como con los acreedores privados.  Además estipula que los bonos que podrían ser emitidos, hasta el 31 de marzo, sean reglamentados bajo legislación extranjera.

Te recomendamos leer

Conocedor del poroteo, el Frente de Todos sabía que necesitaba una mano de su principal bloque opositor, Juntos por el Cambio, para la sanción de la ley. No sólo para no tener problemas de quórum (aunque, en los números, el oficialismo lo podría conseguir) sino también para dar “una señal al mundo” sobre el compromiso de Argentina para pagar su deuda.

Gobernadores

Ante ese panorama, la pelota quedaba del lado de Juntos por el Cambio. Allí, los gobernadores tomaron un rol protagónico para garantizarle al Ejecutivo que el miércoles, los diputados opositores estarán sentados en su banca y hasta levanten la mano para aprobar la ley. La sanción será, entonces, casi por unanimidad: sólo dos legisladores -del Frente de Izquierda- no aprobarían el proyecto que elaboró Guzmán.

Claro está que los jefes provinciales tenían un interés particular para cumplir con el requerimiento de la Casa Rosada. Casi todas las provincias están en rojo por sus compromisos de deuda y aguardaban una señal desde Presidencia para una ayuda en las finanzas. Los cuatro distritos gobernados por opositores (Buenos Aires, Corrientes, Mendoza y Jujuy) tampoco están ajeno a esa situación.

Por eso mismo, durante la jornada del martes, tanto Horacio Rodríguez Larreta como Rodolfo Suárez, Gerardo Morales y Gustavo Valdés desfilaron por Balcarce 50 para sellar un acuerdo con Alberto Fernández. Allí fueron recibidos por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, el ministro del Interior y Sergio Massa, presidente de la cámara Baja.

Se integraron a la reunión, el diputado nacional (y presidente la UCR) Alfredo Cornejo, junto a los legisladores que presiden los bloques opositores Mario Negri, Álvaro González y Maximiliano Ferraro. Del Frente de Todos completaron las sillas Máximo Kirchner y la secretaria de las Relaciones de las Provincias, Silvina Batakis.

Coparticipación

La presencia de Rodríguez Larreta merece un párrafo aparte. El alcalde porteño mantiene su disputa por el porcentaje de la Ciudad en la coparticipación federal. Si se aprueba la actualización de la nueva fórmula, el gobierno porteño deberá resignar, en total, 36.000 millones de su presupuesto. Ante ese escenario, en el Pro surgieron las versiones de judicializar la cuestión y que la Corte Suprema tenga la última palabra.

En el Frente de Todos, por caso, ya empezaron a revisar la letra chica de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) durante la gestión de Macri para “presionar” a la Ciudad.

Mesa de diálogo

La negociación llegó a buen puerto. El Ejecutivo garantizó la creación de una Mesa de Diálogo que se creará por resolución de la Cámara de Diputados este miércoles y la integrarán los jefes legislativos, Cafiero, De Pedro y técnicos del Ministerio de Economía.

En ese espacio se discutirá los dos planteos que hicieron llegar los cuatro gobernadores opositores: autorización para tomar créditos y ser incluidos en el paquete de renegociación que diseña Guzmán.

Sobre este último punto, algunas provincias aclaran que no se adherirán a las condiciones de Nación: entre los bonos que deben las Provincias, varias no tienen cláusulas de acción colectivo y prefieren negociar uno a uno, con los acreedores.

El último pedido de las provincias era patear hasta 2024 los compromisos con el Tesoro y la Anses. Pero la “gentileza” de Nación no llegó hasta ahí.

Massa y gobernadores
La reunión de Massa con los gobernadores opositores