Quién es Cecilia Nicolini, la carta ¿de Cristina? en la campaña de vacunación

El Canciller - Comentarios

“Mi trabajo es solucionarle los problemas al presidente”. Con esa contundente frase define su función Cecilia Nicolini, integrante del Consejo de Asesores encabezado por Juan Manuel Olmos y líder en las negociaciones para conseguir vacunas que aplaquen la pandemia de Covid-19.

El primer contacto que tuvo con Alberto Fernández se dio a partir de un llamado en plena campaña electoral. “Quiero que seas mi asesora con un foco en las relaciones internacionales”, le pidió el mandatario, cuando aún el coronavirus era un rumor que llegaba desde China. Esa propuesta hizo que el 6 de diciembre de 2019 la mujer de 37 años regrese a Buenos Aires después de más de una década viviendo en el exterior.

¿Hoy la tarea estratégica de Nicolini solo consiste en llevar las negociaciones para conseguir vacunas contra el COVID-19? Parece ser que la respuesta es afirmativa en este contexto de crisis sanitaria. ¿Suena en boca de la vicepresidenta para el Ministerio de Salud? Puede ser.

Nicolini no ha ocultado su fanatismo por el liderazgo de Cristina Fernández de Kirchner. Por allá en 2011, en una nota que escribió para el diario La Razón de España, alabó a la ex presidenta: “Cristina es esa adjetivación que va más allá de la política”, definió y argumentó que “se convirtió en un mito que alberga creencias compartidas por miles, rechazada por cientos y ninguneadas por pocos”.

En esa ocasión, hasta se animó a poner en un segundo plano al kirchnerismo: “El cristinismo traspasa la política, al peronismo y hasta a su difunto marido”. Para terminar de caracterizar a su referente, explicó que “Cristina posee un liderazgo personalista exacerbado, hegemónico e incapaz de delegar”. Un dato no menor que vincula a Nicolini con Cristina, es su paso previo en el Ministerio de Turismo de Enrique Meyer durante el gobierno de Néstor Kirchner.

El 24 de marzo en un acto en la localidad bonaerense de Las Flores donde se inauguró un Espacio de la Memoria, la vicepresidenta destacó la política exterior que se forjó con el kirchnerismo y nombró a Cecilia Nicolini por su gestión de la Sputnik V ante el gobierno ruso: “Nos decían que estábamos fuera del mundo, pero esas gestiones que hicimos cuando fuimos gobierno, son las que nos permiten tener vacunas rusas y chinas para afrontar la pandemia”.

La asesora presidencial fue clara al explicar por qué los convenios se centraron en Rusia y no con la farmacéutica Pfizer: “Nosotros no estuvimos de acuerdo con las exigencias que le puso Pfizer a la Argentina”. En declaraciones recientes, afirmó que negocia con Cuba y la India para, eventualmente, comprar sus vacunas.

Nicolini es licenciada en Ciencias Políticas de la UCA y se autodefine en sus redes sociales como argentina y madrileña, latinoamericana y feminista. El culto que hace de Evita en su cuenta de Instagram hace honor a su propia caracterización. No es casual que la politóloga sea la administradora del grupo Mujeres Gobernando que nuclea a las funcionarias del gabinete.

En 2007 se instaló en España para hacer un máster en Comunicación política y allí vivió más de 10 años con su marido oriundo de ese país, con quien tuvo un hijo. Luego se mudó a Boston para un MBA, donde también trabajaba en consultoría internacional y llevaba a cabo conferencias en Harvard.

Con una gran experiencia laboral en el área de tecnología e innovación en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, en medio de la emergencia sanitaria se centró en articular Salud con Industria para que empresas textiles o de otros rubros produzcan elementos de protección personal contra el COVID, test serológicos, kit de diagnósticos y respiradores.

 

Vínculos con Kremlin

El lazo con Moscú se dio a partir de dos viajes que hizo Nicolini con Carla Vizzotti, cuando ésta era Secretaria de Acceso de Salud, en octubre y diciembre del año pasado. Allí se consolidó la alianza entre la Casa Rosada y el Fondo de Inversión Soberano de Rusia. No fue casual que Argentina haya sido uno de los primeros países en aprobar el ingreso de la Sputnik V al continente.

Para Nicolini la “hermandad latinoamericana” está cargada de sentido. La funcionaria de bajo perfil cooperó para lograr el lazo entre Rusia y otros países como Bolivia, Uruguay, Chile, Perú y México. Además, por iniciativa personal gestó ese diálogo que se dio entre Fernández y Putin allá por febrero.

 

Paso previo a la política nacional

En una conferencia internacional en París, la asesora presidencial conoció a Marco Enríquez Ominami, un dirigente chileno ultraopositor a Sebastián Piñera que es amigo del presidente argentino y colabora para posicionarlo entre los lideres antiliberales de la región. A partir de ahí, la politóloga se metió de lleno en proyectos de integración regional de referentes de centro izquierda y se transformó en una pieza clave para la creación del Grupo de Puebla en 2019.

En noviembre de ese año, Nicolini medió para organizar la reunión del Grupo de Puebla en Buenos Aires y también planificó las giras por España, Portugal y México antes de que Alberto tome el bastón presidencial.