Qué dice la declaración de la enfermera que puede alterar el curso de la causa por la muerte de Maradona

En su segunda declaración testimonial, Dahiana Gisela Madrid ratificó que nunca ingresó a la habitación del ídolo para "dejarlo dormir" y que recién lo hizo al mediodía. En un informe escrito había notificado lo contrario.
El Canciller - Comentarios

La investigación para averiguar la causa de muerte de Diego Armando Maradona avanza a paso veloz en la Fiscalía General de San Isidro. En este sentido, este viernes por la tarde se conoció una noticia que generó el primer gris en la pericia: la enfermera que estaba de guardia en la vivienda del barrio San Andrés aseguró que la obligaron a escribir un reporte falso para la empresa que la contrató.

En su segunda declaración testimonial, Dahiana Gisela Madrid afirmó que promediando las 7:30 de la mañana del miércoles 25 de noviembre escuchó al Diez moverse en su habitación, por lo que habría sido la última en registrar con vida al astro argentino poco antes de falleciera de un paro cardiorrespiratorio.

Además, la profesional ratificó que nunca ingresó a la habitación de Maradona para “dejarlo dormir” y que recién lo hizo al mediodía, cuando llegaron la psiquiatra y el psicólogo personal del Pelusa. Sin embargo, para la empresa “Medidom”, donde integra el staff de enfermeros, le hicieron redactar un informe en el que consta que lo había intentado controlar. Ese parte, firmado por la propia Madrid, va a ser incorporado a la causa en las próximas horas.

En el reporte que rubricó, se especificó que a las 9:20 de la mañana había ingresado al dormitorio de Diego para realizarle controles de signos vitales y Maradona, supuestamente, se había negado. Además, se consignaba que a las 11.55 entraron a la habitación junto a la psiquiatra y el psicólogo y que “tras varios intentos de llamado, paciente no responde”. También dejó asentado que a las 12:10 constató que “no tiene pulso” y comenzó “a realizar RCP básico”.

Sin embargo, las dos veces que habló frente a la Justicia, bajo juramento de decir la verdad, Madrid aseveró que jamás abrió la puerta de la habitación del Diez previo a la llegada de los terapeutas.

Por otra parte, uno de los enfermeros que tenía turno en la casa que habitaba Maradona, manifestó que lo vio con vida aproximadamente a las 6.30, al momento de efectuarse el cambio de guardia. Según esa declaración, lo encontró descansando en su cama y estaba respirando normalmente.

En tanto, se comprobó que a las 12.17 el secretario personal de Diego pidió el servicio de asistencia médica, haciéndose presente una ambulancia de la empresa +VIDA a las 12.28, lo que fue constatado por las imágenes de las cámaras de seguridad del barrio. Por su parte, el médico personal de Maradona, Leopoldo Luque, requirió a las 12.16 el servicio de ambulancia al 911.

Los fiscales encabezados por John Broyard también pidieron la remisión de la historia clínica y demás constancias médicas vinculadas a la atención del Diez, y los registros de las comunicaciones y las grabaciones respecto de los llamados de interés para la investigación. Por último, ya colectaron los registros de entrada y salida de visitas y empleados al barrio San Andrés, como así también las constancias fílmicas respecto de las cámaras de seguridad ubicadas en el ingreso y egreso al barrio.