Que comience el show

El Canciller - Comentarios

Marcelo Tinelli está entre las cinco personalidades que más influyen en la formación de opinión. No es ajeno a la política. Nunca lo fue. Desde su lugar, en el piso mediático de VideoMatch o Bailando por un Sueño, según pasan los años, el conductor lleva la discusión para el terreno que más le conviene. Todo ante la atenta mirada de millones de espectadores. Para nada un dato menor.

No fue una casualidad su sorpresiva aparición en el terreno político. En un escenario que exhibe a un gobierno debilitado, frente a la incertidumbre de muchos espacios políticos y ante la ausencia de líderes, el animador tiró la primera piedra junto a Luis Novaresio para probar su suerte, aunque quiso alejarse de la polémica por un rato y evitó hacer un anuncio.

Mientras su programa está próximo a volver a la pantalla chica (será en agosto, después del Mundial), Tinelli aprovecha su red social como un arma preferida (y letal) para convocar seguidores; sumar adhesiones y revelar un nuevo perfil “del lado de los que menos tienen”. Fue a Jujuy con Guillermina Valdes y se sacó fotos en diferentes pueblos en el norte de la provincia argentina. Un político más.

Aún se desconoce cuál es el objetivo final del ex vicepresidente de San Lorenzo. ¿Será candidato a Presidente de la Nación? ¿Envió un mensaje para convocar a nuevas figuras para formar un partido propio? ¿Pidió permiso para que lo sumen a algún espacio que ya esté construido? Por ahora, nadie lo sabe.
Con el traje de político puesto, hace algunos días, el conductor de televisión salió al cruce del gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, y criticó la postura del mandatario provincial frente al proyecto que busca frenar el aumento en las tarifas de los servicios de luz, agua y gas.

“Si algún día se da, no descarto ingresar en la política”, aseguró Tinelli

“Si algún día se da, no descarto ingresar en la política”, lanzó en el mano a mano con Novaresio en A24. Con frases de cassette, sin embargo, Tinelli no hizo más que probar su suerte para el próximo año y empezar a evaluar los escenarios posibles para presentar sus credenciales en las urnas.

El horizonte del animador es incierto. Todo puede pasar. Su alejamiento del discurso de Cambiemos y distancia con Macri pueden alimentar los rumores de que se trate de una simple estrategia para “negociar” cuestiones personales. O bien es el verdadero salto de un hombre que tiene el guiño asegurado en la pantalla chica, pero no-al menos por ahora-en una eventual batalla electoral.

Es probable que el fenómeno de Donald Trump en los Estados Unidos lo incentivara para animarse a más. Incluso, según pudo saber El Canciller, el conductor de TV ya recibió llamados de varios sectores del Círculo Rojo que no verían del todo descabellada una candidatura presidencial para 2019. Se plantearía como una alternativa posible ante la polarización entre Cristina Kirchner y Mauricio Macri.

Sin embargo, el 38 a 38 en las elecciones de la Asociación del Fútbol Argentino en diciembre de 2015 lo alejaron de todas las ilusiones por estar al frente de un proyecto. Una especie de bienvenida real al barro de la política argentina. ¿Arranca el show de Tinelli en la política?