Provoca Rattazzi a Cambiemos en medio de la tensión: “Sería bueno un dólar a $26”

El Canciller - Comentarios

“Dolarizar la economía podría ser la solución”. El presidente Fiat Argentina, Cristiano Rattazzi, no tuvo reparos para pedir una fuerte devaluación en medio de la tensión cambiaria que vive el país. En este escenario, envió un mensaje incendiario mientras el Gobierno busca contener la moneda estadounidense: “Un buen precio para el dólar sería $26”.

De esta forma, el empresario automotriz, en diálogo con Perspectivas desde Buenos Aires por CNN en español, sugirió que dolarizar la economía “es un proceso largo y doloroso, pero que hay que hacerlo”.

Sin embargo, los principales economistas advirtieron que una devaluación en este contexto provocaría un escenario similar al de las peores crisis económicas que atravesó la Argentina. Según pudo consultar El Canciller, en Cambiemos no cayó nada bien el mensaje del empresario con acento italiano en medio de la tensión cambiaria y la búsqueda de un acuerdo con el FMI.

“Nos sorprendió”, respondieron desde la Casa Rosada esta mañana después de las declaraciones de Rattazzi en el peor momento de Cambiemos desde que está al frente del país.

Con su polémica receta bajo el brazo, el titular de Fiat Argentina amplió: “El enemigo de todo es la inflación y lo último que debemos hacer para resolverlo es atrasar el tipo de cambio”. “El dólar debería seguir subiendo, lo hubiese dejado libre hasta que se estabilice”, lanzó.

Luego de sus consejos al Gobierno, el empresario avisó que “Macri nunca sería derrocable como De la Rúa, pero la verdad es que vi el deseo en algunos de hacer exactamente lo mismo”. “No lo van a poder hacer con él”, dijo.

Después de revelar ciertas diferencias con el Gobierno y buscar instalar la idea de una devaluación, Rattazzi improvisó elogios al equipo de Macri: “Estoy de acuerdo con gran parte de lo político y me parece bien que apenas haya una zozobra se llame al Fondo Monetario”.
“Me gustaría un dólar a 20”

Las sugerencias de Rattazzi de devaluar la moneda argentina sucede año tras año. El 20 de abril del 2017, el empresario automotriz insistía con su teoría y, en diálogo con Infobae, pedía un “dólar a $20”, cuando la divisa norteamericana se ubicaba en torno a los $15,50. “La inflación es como una droga, por eso resulta tan difícil quitársela de encima”, agregaba entonces la máxima autoridad de Fiat en el país.

El 26 de abril de 2016, el empresario sostenía su receta incendiaria contra el tipo de cambio y exigía una devaluación: “No nos enamoremos de un cambio bajo que hace solamente entrar capitales golondrinas que no sirven a la producción”. “Hay que hacer como en Colombia que devaluaron un 80% y la inflación fue del 8%”, agregaba, en la misma sintonía de sus últimos quince años en el país.

Duro con el kirchnerismo

Sus declaraciones no son del todo amigables con Cambiemos, pero mucho menos lo fue durante la gestión kirchnerista. Hace exactamente siete años, mientras Cristina encabezaba la comitiva que visitaba al entonces presidente de EEUU Barack Obama, Ratazzi se convertía en protagonista por sus advertencias sobre el tipo de cambio.

“Cuando uno entra en eso hay que hacer una juste en general y si alguien dice no quiero ajustar, está ajustando por inflación. Porque la inflación es un ajuste, pero es el peor ajuste, porque no tiene ninguna conducción”. El dólar por entonces, se vendía a $4.

Ratazzi tenía una relación distante con Néstor Kirchner. Alternaban buenas y malas. Sin embargo, su relación con Cristina al mando del poder fue totalmente diferente. En septiembre del 2013, dos años antes de finalizar su presidencia, le recomendaba que abandonara la idea de una reforma de la Constitución que nunca llegó.

Entonces, cuatro años atrás, en declaraciones a Nelson Castro en radio Continental, levantaba, una vez más la bandera de la devaluación para “normalizar” la economía: “El problema del sector industrial es que el dólar comercial tiene que ser alto para que exportemos más e importemos menos. No el financiero”.

Pasan los años y cambian los gobiernos, pero Rattazzi no abandona su máxima: subir el dólar y pedir una devaluación.