Provincia: nuevo cruce entre Kicillof y Juntos por el Cambio por la “pesada herencia”

El Gobernador apuntó contra su antecesora, pero el bono que no podrá pagar fue emitido por Scioli. La respuesta de Hernán Lacunza.
El Canciller - Comentarios

Luego de confirmar, el martes, que no podrá afrontar el pago de la deuda provincial que vencía el 26 de enero, Axel Kicillof siguió explicando en los medios la compleja situación financiera del distrito bonaerense y acusó, de manera (casi) exclusiva, a la gestión de María Eugenia Vidal.

Desde la oposición, por su parte, contraatacaron al recordar que la deuda fue contraída por Daniel Scioli, en 2011.

“Lo que vuelve insostenible el pago es el fuerte endeudamiento de la gestión Vidal”, inició el Gobernador, en diálogo con Radio Con Vos. Más temprano, mediante un hilo en Twitter, había dado detalles sobre los números de los pasivos que le endilga a su antecesora. “Según las estadísticas de la Provincia, la deuda pasó de USD 9.362 millones en diciembre de 2015, a USD 11.263 millones de dólares en 2019. La parte de la deuda en moneda extranjera creció del 57% al 82%. Por eso decimos que la ex gobernadora fue la mejor alumna Macri”, lanzó.

En su raid radial de este miércoles por la mañana, el Gobernador también insistió en la necesidad de llegar a un acuerdo con los acreedores. “Esperemos que los acreedores actúen de buena fe. Lo que hemos manifestado es la voluntad de pago, a nadie le interesa ir a una situación de impago porque trae dificultades”, indicó Kicillof. Y añadió: “He tenido diálogos con los bonistas, todos entienden que no es sostenible el esquema” .

Y si bien el ex ministro de Economía aclaró que el bono que la gobernación desea reperfilar no se originó en 2015, el gobernador aclaró que el problema central no ese vencimiento sino los compromisos que se vencen en sus cuatro años de gestión. “Tenemos casi 3.000 millones de dólares de vencimiento, de los cuales 2.000 son atribuibles a la gestión anterior. El resto, 1.000 millones, a todas las gestiones anteriores. Es muy difícil defender la política de endeudamiento de (Mauricio) Macri, y (María Eugenia) Vidal”, analizó Kicillof.

Te recomendamos leer

Cabe destacar que el pasivo que vence el próximo 26 de enero es un bono denominado Buenos Aires 2021, que fue emitido por Scioli en 2011 para hacer frente a un pago de salarios docentes.

Lacunza

Quien recogió el guante fue Hernán Lacunza, ministro de Economía de Vidal hasta que Mauricio Macri le pidió que se haga cargo de las cuentas nacionales, a medidados del 2019. “La deuda actual de la provincia, unos US$11.160 millones (flotante incluida), es algo inferior a la de fines de 2015”, detalló Lacunza en una serie de tuits desde su cuenta personal, donde criticó la herencia recibida por Vidal en 2015, cuestionó afirmaciones recientes de Kicillof y planteó que la provincia tiene caja para poder hacer frente a sus compromisos de corto plazo mientras avanza en la renegociación de la deuda.

Según Lacunza, al momento de su llegada a la gobernación bonaerense, Vidal heredó US$9400 millones de deuda registrada y US$1800 millones “escondidos en las estadísticas públicas: US$900 millones con el Bapro -Banco Provincia-, US$600 millones a proveedores y US$100 millones a municipios”.

“Aun si no quisiera computarse la ‘deuda oculta’ de 2015, con el Bapro y otros, entre 2015 y 2019 habría aumentado US$1800 millones, unos US$100 por habitante. En igual lapso, se hicieron obras por US$6000 millones, unos US$350 millones por bonaerense, el doble que en el mandato de Scioli”, disparó el asesor de Horacio Rodríguez Larreta.

Te recomendamos leer

El economista compartió números de las finanzas provinciales que, desde su punto de vista, sí permitirían al distrito hacer frente a sus obligaciones de deuda. “Con los $33.000 millones de caja que dejó el gobierno anterior, la autorización de deuda por $67.000 millones y $8000 millones de letras, más los recursos que proveen la ley impositiva provincial y de emergencia nacional, podrían cubrirse los vencimientos de enero para encarar una negociación integral”, concluyó Lacunza.

Por su parte, el bloque de senadores provinciales de Juntos por el Cambio, que posee mayoría en la Cámara y ya le marcó la cancha al oficialismo con las modificaciones introducidas a la Ley impositiva, salió en defensa de la exgobernadora y apuntó sobre Scioli. “Hoy nos encontramos con un Ministerio de Hacienda tratando de deslindar responsabilidades en el gobierno de María Eugenia Vidal, cuando en realidad el bono que no quieren pagar pertenece a la gestión de Daniel Scioli, quien hoy, al igual que en 2011, es funcionario de su gobierno”, sostuvieron, en un comunicado.

Al momento de asumir Vidal, la deuda era de 11 mil millones de dólares, mientras que ahora es de 12 mil millones. Y esa deuda está en las calles arregladas y pavimentadas, en los kilómetros de ruta, en las guardias de los hospitales”, agregaron.