Prisión perpetua: condena histórica para Nahir Galarza por el asesinato de su novio

El Canciller - Comentarios

Después de un juicio que se extendió durante un mes, Nahir Galarza fue condenada a prisión perpetua por el homicidio de su novio Fernando Pastorizzo. Para los jueces Mauricio Deruddi, Arturo Dumón y Alicia Vivian no hubo dudas: los disparos que realizó esa madrugada fueron intencionales, uno de ellos directamente a quemarropa.

La madrugada del 29 de diciembre del año pasado, la joven de 19 años le disparó dos veces a Fernando: uno fue en el pecho y otro en la espalda. Nahir declaró primero como testigo pero horas después confesó el crimen.

Durante la investigación y el juicio dio diferentes versiones de lo sucedido. Ninguna pudo ser corroborada por el tribunal de juicio de Gualeguaychú, que consideró que las pruebas en su contra fueron contundentes.

Durante la investigación y el juicio, Nahir dio diferentes versiones de lo sucedido. Ninguna pudo ser corroborada por el tribunal.

Aunque los fundamentos se conocerán recién el 24 de julio, el juez Deruddi hizo un repaso de los puntos que llevaron a la condena de Nahir. Dejó en claro que los disparos no fueron ni accidentales ni involuntarios, sino todo lo contrario y descartaron la posibilidad de que la joven sufriera violencia de género por parte de Fernando, uno de los aspectos centrales de la defensa.

Al condenarla por el “homicidio agravado por haber sido cometido contra una persona con la que mantenía una relación de pareja”, los jueces derribaron la teoría que el abogado de Nahir planteó durante el debate sobre la (no) relación que mantenían los jóvenes.

Ya con esa calificación, la pena que prevé el Código Penal es de prisión perpetua. Sin embargo, la querella había pedido que se la condenara también por haber cometido el crimen con alevosía. El Tribunal descartó esa agravante porque en el caso no se daban los requisitos que requiere esa figura penal.

Los jueces consideraron que el riesgo de que Nahir se fugue si se la deja libre ahora es altísimo, con una pena de prisión perpetua a cuestas.

La pena de prisión perpetua en Argentina está establecida en 35 años. Recién en ese momento, en el año 2052, Nahir Mariana Galarza podrá solicitar la posibilidad de salir de prisión.

La joven no estuvo hoy en la sala de audiencias. Tampoco su familia. El Tribunal confirmó que seguirá detenida en la comisaría de la mujer y la familia en Gualeguaychú, por lo menos hasta que la sentencia quede firme. Los jueces consideraron que el riesgo de que Nahir se fugue si se la deja libre ahora es altísimo, con una pena de prisión perpetua a cuestas.