Primer diálogo Alberto-Biden: cuál fue la agenda de la charla (y el papel de Francisco)

El Canciller - Comentarios

El presidente Alberto Fernández se comunicó hoy de forma telefónica con el mandatario electo de los Estados Unidos, Joe Biden, en lo que fue el primer contacto entre ambos tras la victoria del demócrata.

El jefe de Estado y el próximo presidente norteamericano dialogaron por media hora, pese a que en principio se había acordado un contacto de diez minutos. Fernández se comunicó desde su despacho en la Casa Rosada, mientras que el demócrata lo hizo desde su oficina para la transición presidencial (que Trump recientemente resolvió habilitar).

Con esta conversación, el jefe de estado inició formalmente la relación con el próximo mandatario estadounidense, luego de su victoria electoral por sobre el republicano Donald Trump.

Posteriormente, mediante un comunicado, Presidencia destacó que el mandatario argentino felicitó al presidente electo y resaltó que su triunfo significa “una gran oportunidad de generar un mejor vínculo para que Estados Unidos se reencuentre con América Latina.”

Según el texto oficial, el presidente norteamericano electo le manifestó al presidente argentino que “el continente tiene un gran potencial, con una democracia sólida, y tenemos una amplia agenda para trabajar desde Canadá hasta la Argentina”. “Quiero tener una relación sólida con el continente,” sostuvo Biden.

En el diálogo, tuvo un lugar destacado el Papa Francisco, quien será un mediador entre ambos por su vínculo con AF y porque Biden profesa la fe católica, una particular en Estados Unidos. Esa relación a tres bandas puede ser una de las claves de la reconfiguración regional en el próximo periodo o, al menos, a eso aspira Fernández. Por supuesto, el mandatario argentino anhela a su vez un respaldo de ambos en las negociaciones con el FMI, donde el voto de Washington es definitorio.

En ese sentido, el gabinete y la agenda que desplegó el demócrata desde su triunfo electoral se inscriben en esa sintonía. De acuerdo al comunicado oficial de presidencia, Biden contó como siendo “el católico en el gabinete” de Obama, llevó al Sumo Pontífice en su visita a Estados Unidos y que el jefe de la iglesia fue de gran apoyo cuando transcurrió una desgracia en su familia.

La charla con Biden ocurrió el mismo día en que Alberto logró un “deshielo” de las relaciones con Bolsonaro y poco después del encuentro con Lacalle Pou en Uruguay. Fernández asumirá la presidencia pro tempore del Mercosur el próximo 16 de diciembre y, tras el triunfo de Arce en Bolivia y la derrota de Trump en Estados Unidos, siente que hay un nuevo aire para encabezar un nuevo ciclo en la región.

De parte del presidente electo de EEUU, el díalogo con Fernández puede leer como parte de un viraje en el frente diplomático que representa un cambio de táctica respecto de la agresiva táctica de su antecesor, pero sin duda apuntará a objetivos similares: contener y retraer el avance de China en América Latina, y poder avanzar en un proceso de transición política en Venezuela.