Presupuesto, FMI y persecución: abraza CFK al clan Moyano ante un nuevo round judicial

El Canciller - Comentarios

Agobiados judicialmente por diversas causas de corrupción, Cristina Fernández de Kirchner se reunió -en secreto- con Pablo Moyano, quien se encuentra a pocos días de definir si pasa los próximos días en la cárcel.

Y aunque el encuentro, que se realizó en el Instituto Patria, fue dado a conocer recién este domingo a través de la cuenta de Twitter del gremio de Camioneros, el encuentro entre la ex Presidenta y el vicepresidente de Independiente se realizó días atrás, antes de que el sindicalista viajara a Singapur.

Con la excusa de debatir sobre el Presupuesto 2019 y el rechazo al préstamo del FMI, Cristina se mostró junto a uno de los hijos del líder sindicalista Hugo Moyano, quien también mantiene una pelea judicial y política con el Gobierno, pero también un amplio poder de convocatoria y lealtad a lo largo y ancho del país.

Luego de que el fiscal de Lomas de Zamora, Sebastián Scalera, le solicitara al juez Luis Carzoglio la detención inmediata del secretario adjunto del Sindicato de Choferes de Camiones por una supuesta asociación ilícita en el club de Avellaneda, el patriarca de los Moyano le reclamó celeridad a la CGT para definir el quinto paro nacional.

Pero no solo se mostró “orgulloso” de ser una supuesta víctima del hostigamiento judicial digitado por el Gobierno, desde Singapur Pablo Moyano también exhibió preocupación por la posibilidad de ser detenido bajo las mismas condiciones que el ex vicepresidente Amado Boudou.

En esa línea, Moyano evitó dar precisiones sobre su regreso al país para esquivar “el show de querer detenerme en el aeropuerto de Ezeiza con los bolsos, con los chalecos, con todo lo que están acostumbrados“.