Presionan las inmobiliarias a Macri por la nueva Ley de Alquileres y lo comparan con CFK

El Canciller - Comentarios

Luego de que Mauricio Macri anunciara una batería de medidas orientadas a mejorar el humor de la clase media, el presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires, Armando Pepe, expresó su malestar por la decisión y la desconfianza que le genera una eventual retracción de la demanda en el futuro.

El representante de los inmobiliarios consideró que con la Ley de Alquileres que busca aprobar el Ejecutivo, los propietarios van a retirar sus inmuebles del mercado, debido a que “sienten que es un avance hacia la propiedad privada”.

El refuerzo del Ejecutivo al Plan Nacional de Vivienda -incluye un impulso al programa Procrear y la asignación de topes a las cuotas de los créditos hipotecarios UVA- se origina luego de las controversias por el aumento a las tarifas de gas y en un magro contexto económico que promete extenderse hasta el primer trimestre de 2019.

Si bien los empresarios convalidaron ciertos puntos entre los postulados por el proyecto oficial, como que la indexación en el valor de alquileres sea cada seis meses en base al promedio entre la evolución en salarios e inflación, perciben que las medidas son perjudiciales para su negocio con los inquilinos, en los que habitualmente logran alta rentabilidad.

De esta manera, los inmobiliarios dieron curso a un reclamo mediático en aras de presionar al Presidente. Pepe fue severo en su sentencia: “No se entiende por qué este Gobierno toma una medida tan populista, ni siquiera Cristina Kirchner tocó el tema de los alquileres. Construyan viviendas en lugar de sacar esta ley”, disparó.