Presiona Mariu a los docentes con una conciliación para evitar una foto con aulas vacías

El Canciller - Comentarios

La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal no quiere cargar otra vez con la imagen de las aulas vacías. En medio de una batalla con los docentes, el gremio de Roberto Baradel rechazó la última propuesta y anunció un paro desde este lunes. Pero una conciliación obligatoria busca desactivar la bomba de tiempo.

La escalada tensión entre la gobernación de la provincia de Buenos Aires y los sindicatos impiden vislumbrar si habrá una resolución pronta, aunque por ahora el 30% que reclaman los gremios contra el 16% que ofrecen el Ejecutivo parecen alejar la expectativa de un acuerdo.

En este escenario, desde este lunes y por 72 horas, los docentes realizarán un paro para presionar y solicitar una nueva reunión con el equipo de Vidal, que no tiene en agenda una nueva convocatoria y quiere evitar “como sea” las manifestaciones y marchas políticas.

Entonces, cansada del conflicto, Vidal hizo el pedido formal al Ministerio de Trabajo bonaerense para solicitar la conciliación obligatoria y notificar vía telegrama a cada uno de los gremios docentes. ¿Acatarán los sindicatos el recurso contrarreloj de la mandataria provincial?

Los docentes anunciaron un paro de 72 horas a partir de este lunes

En definitiva, con esta maniobra la gobernadora busca que los 4,5 millones de alumnos puedan regresar a las clases el lunes próximo, tras la finalización del receso invernal. “El diálogo es nuestro único medio, no vamos a tolerar más paros”, afirmaron desde la gobernación bonaerense a ElCanciller.

“Luego de esperar 94 días, mediante dos cautelares, la Justicia obligó al gobierno a convocar a los docentes. En un nuevo simulacro de negociación paritaria nos presentaron una oferta del 15%, muy lejos de nuestra necesidad”, respondieron los docentes.

Después de 17 reuniones sin acuerdo y luego de 15 días de clases perdidos, la situación entre el Ejecutivo provincial y los docentes entró en su peor momento. Es que ya no asoma ni el diálogo ni la predisposición de ambas partes por resolver un conflicto que perjudica a 4,5 millones de alumnos.