Presentismo, cláusula gatillo y amenazas: fracasa el segundo round entre los docentes y el Gobierno

El Canciller - Comentarios

A 11 días del comienzo de las clases, los representantes del Frente de Unidad Gremial (FUD), integrado por los gremios docentes, rechazaron la nueva oferta del Gobierno de Buenos Aires, en el marco de la paritaria salarial de 2018.

El segundo round entre docentes y ministros bonaerenses fue disputado en el Ministerio de Economía de La Plata, donde los funcionarios mejoraron la oferta inicial, pero sin abandonar la esencia: aumento del 15%, en tres cuotas y sin cláusula gatillo. La novedad: el Gobierno ofreció un bono único por presentimo de hasta $6000.

La oferta: aumento del 15%, en tres cuotas, sin cláusula gatillo y una novedad: un bono único por presentismo de hasta $6000.

Pese a que el monto fijo es para aquellos que asistan a todos los días de clases, algunas modalidades de licencias serán contempladas. Aquellos que se ausenten con motivos contemplados recibirán los $6000.

Sin embargo, los que falten hasta cuatro días anuales por motivos no contemplados cobrarán el 75% del monto ($4500) y los que lo hagan hasta ocho días por motivos no contemplados van a cobrar el 50% del monto ($3000).


Claramente, la piedra angular de esta paritaria docente es el presentismo, ya que el Gobierno se vió obligado a desmbolsar $19 mil millones en suplencias durante todo 2017. Sin embargo, a los gremios docentes no les movió un pelo este nuevo bono.

En 2017, el Gobierno se vió obligado a desembolsar $19 mil millones en suplencias.

A la salida de la reunión, el secretario general de SUTEBA, Roberto Baradel, consideró que “la propuesta es perversa” porque “no estamos dispuestos a aceptar que le bajen el sueldo a los docentes”, en tanto sorprendió al afirmar que “tenemos todo el tiempo del mundo para discutir”.

Y profundizando sobre el salario y sus expectativas, titular de la Federación de Educadores Bonaerenses, Mirta Petrocini, explicó que “estamos reclamando por la cláusula gatillo”. “Si el Gobierno está tan seguro de la meta de inflación, ¿por qué tiene tanto miedo en incluir la cláusula gatillo?”, concluyó.