Por tarifas, acude Marcos a Mariana Fabbiani, la cara linda de las malas noticias de Cambiemos

El Canciller - Comentarios

El jefe de Gabinete y mano derecha de Mauricio Macri, Marcos Peña, se sentó esta tarde en el living de Mariana Fabbiani para defender los aumentos de tarifas que lleva adelante el Gobierno, y que encendieron la discusión con la oposición y con dirigentes internos. El programa de la conductora de 43 años se ha convertido en un baluarte de Cambiemos para dar las malas noticias.

En lo que va del 2018, tanto Macri, Vidal, la diputada nacional Elisa Carrió y Marcos Peña se enfrentaron a la sonrisa de Mariana, quien enfrenta las críticas por no abordar los temas más complejos para el Gobierno Nacional.

Macri, Vidal, Elisa Carrió y Marcos Peña se enfrentaron a la sonrisa de Mariana.

La amistad con Juliana Awada colocó a Fabbiani en un lugar de privilegio en la tarea de comunicar de Cambiemos. Su esposo, Mariano Chihade -dueño y fundador de la productora Mandarina-, exhibe una buena sintonía con el Gobierno desde los tiempos en los que Macri gobernaba la Ciudad de Buenos Aires.

En los últimos días de marzo, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, eligió el programa de Fabbiani en medio de un paro docente por los conflictos salariales. La mandataria habló directamente a los padres de los alumnos y se fue adulada por la conductora que saltó del show a la política de las tres de la tarde. “Gracias María Eugenia. Sos muy valiente, muy trabajadora y una persona honesta”, fueron las palabras de la periodista.

“Gracias María Eugenia. Sos muy valiente, muy trabajadora y una persona honesta”

Carrió generó incomodidad. La diputada sostuvo que Macri no tenía idea “lo que significa ser decente” y de lo que debe ganar un diputado “porque siempre viajó en helicóptero”. Horas más tarde, aclaró que se había expresado mal y bajó el tono de la discusión.

Este lunes fue el turno de Marcos Peña, quien, en medio de la discusión por las tarifas, prometió que este año se llegará al equilibrio y eso generará una recomposición fuerte de los servicios. “Desde el año que viene, depende de la inflación”, remarcó.