Populismo, inversiones y FMI: Galperín, el CEO favorito de Macri que no figura en los cuadernos

El Canciller - Comentarios

Marcos Galperín es el empresario favorito de Mauricio Macri. Con un delfín tecnológico que cotiza en Wall Street y registra transacciones por más de 13 mil millones de dólares, el fundador y CEO de MercadoLibre se diferencia de la casta empresarial que gestó el país, incluso de la misma familia presidencial. En diálogo con LaNación, Galperín ratificó su apoyo al proyecto de Cambiemos, afirmó que teme que vuelvan las soluciones populistas y remarcó que Argentina necesita empleo de calidad.

Es uno de los emprendedores que dice diferenciarse del empresariado argentino. En su concepción, él logro convertirse en millonario “a pesar de” y no “gracias a” Argentina –aunque no temió pedir una soga cuando la gigante de Jeff Bezos, Amazon, intentó desembarcar en el país-. En ese marco, afirmó que la causa de los cuadernos tiene que servir para “diferenciar a los empresarios emprendedores de los que eran contratistas del estado”. Por eso, hace un balance positivo de la causa que lleva adelante el juez Claudio Bonadio. “Creo que, si esto es un antes y un después, es realmente un nunca más; es positivo”, opinó.

Hace algunas semanas dio a entender que valía la pena afrontar una nueva crisis, sean cuales sean sus consecuencias, con tal de cortar de cuajo con la corrupción en Argentina. Como empresario que siempre sale indemne del fuego y con la mayoría de su fortuna fuera del país, no teme que sus activos se desplomen por los efectos de una nueva recesión. Asume que el impacto económico de los últimos meses era inevitable por el contexto internacional, la causa de los cuadernos y la inestabilidad sistémica de la Argentina.

Empresario aliado de Macri, ve las cosas mejor que muchos que hoy integran la alianza Cambiemos. Asegura que se han multiplicado las inversiones, que el préstamo con el FMI fue fundamental para el país -sostiene que es necesario cumplir con los pagos de la deuda para evitar un default- y que el bono a 100 años que emitió Luis Caputo es una señal de confianza de parte de los mercados.

Aunque cree que por ahora no hay riesgos de que un gobierno populista vuelva a ocupar la Casa Rosada, manifiesta que es su principal temor. “Una economía que entra en una recesión con un tercio de la población en la pobreza. Es algo dificilísimo y hace que las recetas del populismo sean muy fáciles de vender. Porque a esa parte de la población que está en la pobreza le dicen: ‘Ahora tocan tres, seis o nueve meses de seguir pasándola mal’. Y la solución a corto plazo les parece mucho más atractiva y me parece entendible. Eso me preocupa”, confiesa.

“La recesión económica hace que las recetas populistas sean muy fáciles de vender”


Situación económica. “Al gobierno le está costando la parte económica. Tanto el Gobierno como muchos que no estamos en el Gobierno pensamos que iba a ser más fácil controlar la inflación, sin darnos cuenta de que, cuando tenés que subir las tarifas, porque si no las subís se cae la infraestructura, eso tiene un impacto significativo en los precios. El tipo de adecuación de tarifas que hacía falta no era compatible con reducir la inflación. Tenemos una historia inflacionaria muy grande y las expectativas enseguida se ajustan. Y es difícil, es un tema de muchos años poder bajar la inflación”.

Lo bueno de Macri. Creo que este Gobierno hizo muchas cosas buenas, a nivel institucional, a nivel de reducción de déficit, a nivel de poner a la Argentina de vuelta en el mundo, a nivel de varios sectores, como el de energías renovables y el de la industria del conocimiento, que es un sector que anda muy bien y ya estaba andando muy bien antes, con generación de empleo e innovación.

Empleo en Argentina. “Lo que me preocupa de la economía argentina es que hace décadas que no genera empleo de calidad. Vos mirás a Brasil, en plena recesión, en el último año generó más de medio millón de empleos en el sector privado. Tienen un marco laboral flexible, moderno, enfocado en los trabajos que necesita el futuro. Nosotros tenemos un marco laboral basado en la revolución industrial, en los empleos que están desapareciendo en el mundo porque se van a automatizar, y nos cuesta mucho generar empleos en forma sustentable”