Ponen Khadafy y los 50 millones de euros contra las cuerdas a Sarkozy

El Canciller - Comentarios

Europa despertó con un escándalo. En la madrugada, la policía arrestó al ex presidente de Francia Nicolás Sarkozy acusado de haber recibido alrededor de 50 millones de euros de parte del ex dictador de Libia Muammar Khadafy para financiar la campaña electoral que lo llevó al alto cargo en 2007.

Sarkozy, de 63 años, fue trasladado por la policía judicial desde París a Nanterre para prestar declaraciones. Está siendo investigado por supuestas irregularidades en la financiación de su campaña presidencial.

Las leyes francesas prohíben que los candidatos presidenciales reciban financiación en efectivo mayor a $7000 dólares, pero en este caso el dinero habría sido transferido desde cuentas en Panamá y Suiza.

Según informan los medios locales, habría un documento escrito en árabe y firmado por el jefe de inteligencia de Gaddafi, Mussa Kussa, que prueba el negocio hecho entre los dos mandatarios. Se refiere a un “acuerdo en principio para apoyar la campaña para el candidato a las elecciones presidenciales Nicolas Sarkozy por una suma equivalente a € 50 millones”.

No es una novedad las sospechas que rondan la financiación del ex Presidente. Hace años que varios supuestos interventores de dichos pagos ilegales, comenzaron a hacer declaraciones escandalosas culpando al mismo Sarkozy o a su staff de haber cometido delitos en este ámbito.

El alto cargo respondía a las acusaciones declarando que era “víctima de un complot en su contra”. Sin embargo, esta es la primera vez que la Justicia toma cartas en el asunto y lo detiene para interrogarlo. El proceso de tomar declaraciones podrá durar desde horas hasta dos días y saldría de allí en libertad, provisional o con cargos.