Político, ensayista y seguidor de Feinmann: Eduardo Porretti, el embajador en Venezuela

El Canciller - Comentarios

Luego de que se plegara a la postura de los Estados Unidos y reconociera a Juan Guaidó como el presidente encargado de Venezuela, Mauricio Macri, muy involucrado en la situación internacional, decidió apuntalar la relación con el líder de la oposición venezolana y le pidió al embajador argentino en Caracas, Eduardo Porretti, que acortara su estancia en Argentina y regresara al país petrolero para afianzar el vínculo personalmente.

Porretti tiene 59 años y es oriundo de Entre Ríos. Previo a asumir a finales de 2015 como el jefe de la diplomacia argentina en Venezuela, estudió Ciencias Políticas en la Universidad Nacional de Rosario, Ciencias Sociales en FLACSO y tiene un Máster en Global Affairs en The New School for Social Research. Además, escribe ficción, ensayos y publicó tres libros.

Diplomático de carrera -desde 1993, es miembro del Servicio Exterior de la Nación, pasó por Cuba, Colombia y entre 2007 y 2014 trabajó en la misión permanente de Argentina ante las Naciones Unidas-, actualmente trabaja en la Subsecretaría de Política Latinoamericana y cursa un doctorado en Asuntos Internacionales en la Universidad Torcuato Di Tella.

En concordancia con la mayoría de las democracias occidentales que adoptaron la ofensiva estadounidense, Macri desconoció la autoridad de Maduro en el país caribeño. En este sentido, días atrás Porretti confirmó que su relación con el gobierno bolivariano ya era nula hace tiempo.

Sin embargo, es tal el desconcierto en Venezuela que, pese a la decisión argentina de reconocer a Guaidó como presidente legítimo, la seguridad de la embajada nacional en Caracas es una tarea que le pertenece a Maduro. Si un periodista argentino es detenido en Venezuela, Porretti debe asistir a la Cancillería de Maduro.

No obstante, ha tenido palabras elogiosas para describir a Guaidó, de quien ahora será un aliado.

“Todo indica que tiene una enorme conexión con los sectores más vulnerables. Tiene un discurso convocante y enérgico con alcance popular, con gran capacidad de comunicación. Es fresco, joven. Todavía no se sabe cuál va a ser la evolución futura de su liderazgo pero todo indica que tiene un gran futuro político”, sostuvo días atrás en diálogo con Clarín.