Los gremios más combativos tomaron posición explícita por la fórmula presidencial integrada por Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. El apoyo se selló con una foto grupal en la sede central de La Bancaria.

Esto podría augurar un problema para el Gobierno. O al menos un foco de tensión constante, ya que muchos de los presentes fomentaron, y fomentan, constantes paros generales en su contra, a diferencia de la CGT.

Se alinean los gremios más combativos detrás del kirchnerismo: ¿aumentan los conflictos en campaña?

Hay dos variables que podrían confirmar este escenario. La primera tiene que ver con la cantidad de huelgas que ha tenido Macri en sus ya casi cuatro años al frente del Poder Ejecutivo, si se las compara con gestiones anteriores.

Durante su mandato, Cambiemos sufrió, hasta ahora, cinco paros generales por parte de las centrales gremiales. En promedio, el Presidente tuvo una de estas movilizaciones cada ochos meses, mientras que Cristina, uno cada 19 y; Néstor Kirchner, uno cada 55 meses.

En segundo lugar, se encuentran las caras de la foto. Uno de los protagonistas de la reunión junto a Cristina, luego de años de pelea, fue el líder de Camioneros, Hugo Moyano. El mismo que, desde 2018, reclama paros generales a una CGT que, a grandes rasgos, se ha mostrado conciliadora desde diciembre de 2015.

Se alinean los gremios más combativos detrás del kirchnerismo: ¿aumentan los conflictos en campaña?

Pablo Biró, secretario general Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) y ferviente opositor a Macri y la gestión actual de Aerolíneas Argentina, también estuvo presente para la foto con el kirchnerismo. 

Desde el cambio en la aerolínea estatal, Biró ha comandado más de una decena de paros de los trabajadores aeronáuticos. Su excusa: la entrada de otras empresas, como las Low Cost, que poco a poco van ganando mercado mientras inauguran nuevas rutas de vuelo.

Además, junto al secretario de APLA estuvieron dos de sus socios pertenecientes a otros gremios relacionados al mercado aerocomercial. Uno fue Rubén Fernández, secretario general de Unión del Personal Superior y Profesional de Empresas Aerocomerciales (UPSA), y el secretario de prensa del mismo gremio, Marcelo Uhrich. A ellos se les sumó, también, Genaro Trucco de la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA).

Se alinean los gremios más combativos detrás del kirchnerismo: ¿aumentan los conflictos en campaña?

Por su parte, Sergio Palazzo, secretario general de La Bancaria, ha mostrado su preferencia hacia el kirchnerismo desde el 10 de diciembre de 2015. Él, además de a nivel nacional, ha sido un dolor de cabeza para la gobernadora María Eugenia Vidal, ya que ha tratado de impedir varios cambios que se llevaron a cabo dentro del Banco Provincia. 

Hugo Yasky y Pablo Micheli, quienes en el paso estuvieron distanciados al punto de dividir la CTA, vienen siendo los principales impulsores de algunos paros. Sus centrales, manejan principalmente gremios estatales y de la educación.

En la foto junto a Axel Kicillof y Verónica Magario, precandidatos en la Provincia de Buenos Aires, también estuvo Roberto Baradel, líder de Suteba, el principal sindicato docente de la provincia de Buenos Aires, quien ha llegado a realizar paros en solitario, sin la participación de otros gremios del rubro.

Así, de seguir la línea habitual, crecen las chances de que Juntos por el Cambio llegue a las elecciones en medio de tensiones con los principales referentes gremiales y una conflictividad mayor a la del gobierno anterior.