En una entrevista con el diario La Nación, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, señaló nuevamente que las cosas en la mesa chica no están bien. Al igual que Elisa Carrió, aunque con menor filo, expresó críticas a la conducción del Poder Ejecutivo. En tanto, intentó desligar a Mauricio Macri con un mensaje contra los ministros.

"Ratificamos nuestra pertenencia a la coalición Cambiemos, con el rol de aportar de manera proactiva y mejorar algo que no pudimos como radicalismo, Pro y Coalición Cívica, que es el sistema de toma de decisiones de Cambiemos. Intentamos muchas formas: mesa chica, mesa subchica, mediana... y en definitiva no hemos acertado. Todos colectivamente, hubo una falla central”, sostuvo Morales.

En tanto, el gobernador jujeño manifestó que es necesario poner fin al ajuste en 2019 y emprender un camino de crecimiento y desarrollo económico. Aunque remarcó que la recesión continuará por algunos meses, aseguró que a partir del año que viene habrá una recuperación de las variables macroeconómicas.

En tanto, subrayó que será complicado llevar adelante una campaña electoral en el medio de la recesión económica y el plan de ajuste. "La gente está mal, los pobres y la clase media terminan pagando los platos rotos de la crisis en todos sus niveles. Hay que trabajar en esa dirección. Tenemos muchas herramientas en los distintos niveles del Gobierno, porque si no, se va a hacer difícil trabajar una campaña electoral. Hay que buscar por dónde sea resolver los problemas, explicó.

Marcos Peña y el resto del Gabinete. "Marcos es un articulador, el que busca el diálogo y que siempre ha tratado de llevar información... Pero tiene hoy un rol central, importante y los ministros también tienen que tenerlo. Porque hay algunos ministros, también, que se tienen que hacer cargo de sus decisiones y no que todo el costo político esté en Marcos y, menos, en el Presidente, al que tenemos que cuidar”

Planes sociales. "Creerle a Juan Grabois o el Movimiento Evita, que tienen objetivos políticos, y siguen presionando también a la gente, es un error. El Estado tiene dar un sistema que no empodere a estas organizaciones. Se ha hecho, pero también se sigue haciendo lo otro”