Los que aún se aferran a la aventura kirchnerista construyen el Frente Patriótico pensando en 2019. Aunque saben que falta y que queda mucho por armar, ya diagraman las principales líneas de lo que sería la principal fuerza política opositora, con Cristina Kirchner a la cabeza.

Según publicó Gabriel Sued en La Nación, los principales dirigentes de Unidad Ciudadana consensuaron en la orientación y el tono del esbozo del nuevo gobierno nacional y popular que tendrá a Cristina en la boleta. Ante una nueva "crisis terminal” provocada por el macrismo, La Cámpora, Nuevo Encuentro y el resto de las agrupaciones de UC coinciden en la necesidad de profundizar el plan económico que llevó adelante Cristina.

Si bien todavía hay un ala "nestorista” dentro del kirchnerismo, son los menos y perdieron mucho poder frente a La Cámpora. Los que se alinean detrás del primer mandato de los 12 años kirchneristas afirman que hay que recuperar el superávit de los déficit gemelos que se lograron durante tres de los cuatros años del Néstor. Pero las voces de este sector suenan bajo en las reuniones de rearmado kirchnerista.

El discurso que se impone aleja a los dialoguistas. La unión en la que se ampara el candidato Felipe Solá se choca cuando se analiza el abanico ideológico en el que se encuentran las tres principales fuerzas de cara a 2019. El PJ dialoguista, aunque distante por momentos del oficialismo, tiene más afinidad con Macri que con lo más profundo del kirchnerismo.

Otro eje camporista es volver a sancionar la ley de medios y continuar la lucha con Clarín que quedó trunca después del intento de la ley 125, que fijaba retenciones al campo y significó una ruptura entre medio que preside Héctor Magnetto y Néstor Kirchner.