En su último informe, el Fondo Monetario Internacional (FMI) solicitó reformas estructurales para acelerar el crecimiento de la economía en la Argentina. Reducir las distorsiones en el sistema tributario; mejorar la competitividad; fortalecer la solidez del sistema público de jubilaciones, y mejorar la gobernabilidad y la lucha contra la corrupción, fueron algunas de las que el organismo multilateral remarcó. 

Las últimas declaraciones del presidente Mauricio Macri y el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, dejaron en evidencia, una vez más, cuáles serían las diferencias a la hora de poner el "énfasis" en las medidas que tomará el próximo gobierno.

El foco se encuentra en la reforma laboral, tributaria y jubilatoria. Mientras Macri sostiene que elige llevar adelante "una legislación laboral moderna"; Fernández opina que no es necesario una reforma laboral. 

"El próximo gobierno tiene que volver a modificar el indicador previsional de movilidad, recuperarle a la gente ese 10%, para darle consumo a los jubilados y pensionados. Desde lo tributario hacer una fuerte modificación tendiente de la baja y eliminación de impuestos porque bajando y eliminando impuestos no vas a recaudar menos", aseguró el analista económico Fabián Medina en diálogo con El Canciller. En este marco, remarcó que en pos de alcanzar una transformación económica amplia, “se debería generar una posición del aumento del consumo interno, y poder utilizar parte de la carga social contra el IVA en las pequeñas y medianas empresas”.

En diálogo con La Nación, el ex jefe de Gabinete kirchnerista rechazó duramente una reforma previsional. "No es otra cosa que seguir restándoles derechos a los jubilados", dijo e incluso aseguró que, en caso de llegar a la Casa Rosada, le aumentará los haberes con el no pago de los intereses de las Leliq.

En esta línea, Macri sostuvo que "la Ley de Reparación Histórica establece la creación de un consejo que debe diseñar un nuevo régimen previsional, que deberá seguir siendo universal, integral, solidario, público, sustentable y de reparto".

El futuro de la relación con el FMI es incierto y dependerá, única y exclusivamente, de quien se alce en los comicios de octubre. Macri ya aseguró que renegociar los acuerdos no se encuentra dentro de su agenda, ya que los desembolsos acordados con el programa en el 2018 finalizan el año que viene. Del otro lado de la vereda, Fernández sostuvo que en caso de llegar a la presidencia impulsará un cambio en el acuerdo con el organismo internacional.