Cristiano Rattazzi, CEO de FIAT Argentina apuntó contra el Gobierno al señalar que el oficialismo no cumplió con la promesa de eliminar una serie de impuestos que ejercen una fuerte presión fiscal sobre las empresas. El empresario italiano fue un férreo defensor de Mauricio Macri y su fuerza en los casi cuatro años de gestión, pero los malos resultados económicos y el revés electoral produjeron un giro en la postura del empresariado.

Representante de una de las automotrices más importantes del país señaló que Argentina tiene un "problema enorme de inflación" que no ha sabido controlar en los últimos veinte años, lo que la convierte en un país "poco creíble". "Este no es un país previsible, las cuentas de la empresas no tienen valor porque se hacen sobre la base de presuposiciones y con ajustes que finalmente luego no se concretan", se quejó Rattazzi en la IV Jornada de la Asociación Empresaria Argentina.

El empresario consideró además que al principio de este Gobierno "se habló mucho de inflación y pobreza", pero no se ha podido avanzar en nada de ello e indicó que a esos temas él desde el principio agregó la necesidad de combatir los impuestos distorsivos. Asimismo, se quejó de los "costos laborales" y pidió reformas: "No tiene sentido que el obrero mexicano reciba el 85% de lo que le cuesta la compañía en su bolsillo y el argentino reciba apenas el 45% y todo lo otro vaya al Estado".

"Iban a eliminar las retenciones, ingresos brutos y el impuesto al cheque y todavía están los tres. Hay otros impuestos como tasas municipales y provinciales que son desastrosas para la exportación", dijo Rattazzi.