La cuestión de los alquileres mantiene en vilo a buena parte de la sociedad argentina. Para brindar respuestas rápidamente, se llevó a cabo la tercera reunión informativa de la Cámara de Diputados, que preside Sergio Massa, donde expusieron representantes de inquilinos, propietarios e inmobiliarias. El martes próximo comenzará el debate de los legisladores en busca de un dictamen. 

En la jornada, Eduardo Reese, de la Universidad Nacional de General Sarmiento, señaló que “el mercado inmobiliario no cumple con los postulados y principios que el sistema capitalista ha impuesto para que un mercado funcione correctamente”. En esa línea, añadió: “El mercado inmobiliario es opaco, plagado de prácticas especulativas y presenta una enorme desigualdad en la negociación contractual”.

Leonor Dueñas, de la Unidad Inmobiliaria del Colegio de Martilleros de San Isidro, sugirió que “el Estado debe incentivar a los inversores con beneficios en la construcción sobre inmuebles para la locación”.

Rolando Crook, en nombre del Colegio Abogados de Catamarca, expresó que “la problemática que enfrenta tanto el locatario como el locador está basada en el tiempo y el precio”. “Las tarifas son altas y los modos de actualización son injustos, sobre esa base hay que tomar medidas”, agregó.

Por su parte, Lucía Cavallero, integrante del colectivo “Ni una menos”, sostuvo que “el punto de partida de la discusión es pensar que entre inquilinos, propietarios e inmobiliarias hay una relación desigual de poder y que no hay un interés común”. “Debemos mejorar la protección de derechos de las inquilinas, ya que hay un problema de ingresos que afecta a las mayorías sociales”, destacó.

A su vez, Natalia Ranzuglia, de la Red Inquilines Bonaerenses Tres de Febrero, resaltó que “cuando hablamos de viviendas hablamos de derechos humanos y de la vida de las personas, parece que nos olvidamos de eso”. “No es posible hablar en términos de mercado algo que pone en juego la vida y la salud de las personas”, sintetizó.