A una semana de la citación fallida, el expresidente Mauricio Macri volvió a presentarse para su declaración indagatoria en la causa por el espionaje ilegal a familiares de las víctimas del hundimiento del submarino ARA San Juan en 2017. El juez subrogante de Dolores, Martín Bava, había fijado el compromiso para las 12 del mediodía de este miércoles.

El exmandatario llegó acompañado de su secretario Darío Nieto -candidato a legislador porteño y también imputado en otra causa por espionaje ilegal- y su abogado Pablo Lanusse. Primero se dirigió a la Municipalidad para encontrarse con el intendente Camilo Etchevarren y un puñado de dirigentes del PRO que fueron a acompañarlo, como Cristian Ritondo; Gabriela Michetti; Hernán Lombardi; Paula Bertol; el exsecretario de Legal y Técnica Pablo Clusellas y el bailarín Maximiliano Guerra.

"No le hago perder más tiempo"

En su audiencia con Bava, Macri negó todas las acusaciones en su contra. Presentó un escrito y se fue poco antes de las 13 horas. “Lo hice rápido así me procesa antes de las elecciones”, ironizó al salir. Lanusse, por su parte, afirmó: “En el escrito enfatizamos que estamos en presencia de un juez manifiestamente incompetente en todo sentido, que no tiene imparcialidad, que días pasados demostró y desnudó su dependencia del Poder Ejecutivo y los intereses políticos y oscuros detrás de esta causa, y enfatizamos que el expresidente ni espió ni ordenó espiar”.

Cómo sigue

Esta semana la defensa de Macri ya había presentado por segunda vez un pedido de recusación del juez Bava. Por eso, en paralelo, la Cámara Federal de Mar del Plata fijó una audiencia para el 12 de noviembre con el propósito de analizar el recurso presentado por el exmandatario. Sin embargo, por los plazos burocráticos, la definición sobre el apartamiento o no del magistrado llegará después de las elecciones.

Lo que en la defensa del imputado sí creen que sucederá antes del 14 de noviembre es su procesamiento. Bava tiene 10 días para resolver la situación procesal de Mauricio Macri, aunque podría hacerlo antes o después.

El episodio del micrófono

Al llegar al juzgado, una multitud de periodistas se agolpó para preguntarle al expresidente que, en el tumulto, aprovechó para robarse el micrófono del cronista del canal C5N, fuertemente crítico de su gestión, y tirarlo al piso. Las cámaras del resto de los colegas registraron el atropello, que fue repudiado por el oficialismo y las principales asociaciones del periodismo nacional, en las redes sociales.

El momento en el que Mauricio Macri toma el micrófono.

Por su parte, Macri utilizó su cuenta de Twitter para explicar la agresión cometida: “Mis disculpas por lo que pasó hoy al bajar del auto. Fue un acto reflejo al ver que se me venían los micrófonos encima". Y, en un ¿tono sarcástico? Agregó: "Lamento que haya terminado en el agua”. 

Cómo fue la declaración indagatoria de Macri y cómo sigue su compromiso judicial