Pobreza: sorpresiva (y fuerte) defensa a Stanley de La Nación, que culpa al peronismo

El Canciller - Comentarios

Una semana después del informe sobre la pobreza publicado por el Indec, La Nación sorprendió con una fuerte defensa de la ministra Carolina Stanley, culpando al peronismo de la demoledora cifra.

En su editorial del sábado, titulada “¡No sufra, ministra Stanley!“, el diario aseguró que no es una falla del actual gobierno, sino “consecuencia de los desbordes de gasto público que nadie quiso enfrentar”.

“La pobreza no es consecuencia de los ajustes neoliberales, ni del imperialismo, ni del Fondo Monetario Internacional”.

Apuntando los cañones directamente contra el peronismo, La Nación también eximió a Raúl Alfonsín y a Fernando De la Rua esgrimiendo los mismos motivos que utilizaron para defender a la titular de la cartera de Salud y Desarrollo Social.

La reducción de la pobreza durante la gestión de Néstor Kirchner, en cambio, se debió exclusivamente a “una situación internacional extraordinaria”, haciendo referencia al desorbitante valor al que cotizaba la tonelada de soja en ese entonces.

Y aunque el principal problema para La Nación fue el “desborde del gasto público” y su consecuencia (inflación, emisión descontrolada y falta de inversiones), también le cargó parte de la responsabilidad a los argentinos.

La hiperinflación de Alfonsín, la convertibilidad de Menem, el estallido de De la Rua y la política expansiva del gasto de los Kirchner, dinamitaron -siempre según la editorial- la confianza de la gente en la moneda local, que siempre escogió al dólar como base para sus ahorros.

Por ello es que LN aseguró que Stanley “no debería sentirse culpable”. “La pobreza surge de la imposibilidad de transformar el país en forma profunda para asegurar la igualdad de oportunidades, educar desde la infancia y ofrecer empleos de calidad”, explicó.

Y subrayó: “La joven ministra no puede cargar sobre sus hombros las capas geológicas de defensa de lo indefendible: décadas de abrepuertas, influyentes, espías, punteros y coimeros. De señas del truco, códigos mafiosos, Banelcos, retornos, aportes, fueros y chicanas”.