Para Vargas Llosa, "el gradualismo resultó fatal".